¿Todo pasa y todo queda?.

Según la visión del periodista Carlos Pagni, hay una suerte de dudas comunes entre todos, ciudadanos de pie, políticos, oposición, empresarios y el mundo financiero…

Los únicos que todavía no se han dado cuenta del dram son los gremialista y la izquierda.

¿De dónde saldrán los recursos para asistir a los que necesitan la asistencia oficial? La tormenta económica con que A. Fernández recibirá el poder, tiene un rasgo peculiar, que vale la pena historiar.

Menem, cuando llegó, utilizó sin mucho control “las joyas de la abuela” y vendió privatizó o entregó graciosamente cantidad de bienes estratégicos del Estado nacional.

Kirchner tuvo la soja y el viento internacional de cola. CF, en cambio se gastó lo que se había juntado en épocas de vacas gordas y le dio uso a la máquina de fabricar billetes, hasta que cuando finalizo, ya no tenía, ni reservas, ni billetes, vale recordar que escaseaban billetes, monedas, pero parece que nadie se quiere acordar de ello, en los supermercados te daban una propina por entregar monedas.

Aquí también en ciudad gótica ocurrió, ¿alguien se acuerda la caravana de camiones de caudales y los aviones hércules trayendo dinero, al banco que solía tener el nombre de la provincia?

Y Macri, se aprovechó, abusivamente del endeudamiento, gracias al aislamiento financiero kirchnerista. ¿Con qué cuenta Alberto Fernández? Es un interrogante urgente.

Sobre todo para los acreedores privados, si es que alguien detecta que la única fuente disponible de dinero es un default completo de la deuda. Es la gran incógnita: si la presión del propio voto no obligará a Alberto Fernández, contra su propia proyección, a ser una CF recargada y romper con todo, el peligro se toma en cuenta, si analizas este primer viaje como presidente electo al anti EE.UU, como es el presidente de México, López Obrador.

No es un lectura, sencilla, podría dársele un margen de teatralización política, pero obviamente es total superador que sea México y no haya sido Venezuela o Cuba, el primer destino como presidente electo de AF.

Pero si la política exterior comienza con el pie izquierdo, volveremos a un aislamiento internacional, que se termina pagando no solo en cuestiones financieras, sino política y sociales, pues hasta se queda fuera del apoyo crediticio de organismos internacionales, como el banco mundial o el banco interamericano de desarrollo.

Un oyente por mensajería me envió un link donde se realizaba una nota de neto corte cristinista y con claros rasgos antiliberales, -según mi particular visión, de lector, que no obstante, a pesar su decida orientación política, desarrolló una serie de interrogante que fue mezclando con los periodos históricos donde según el autor, el peronismo llevaba la delantera en logros y gestión, obviamente los hechos indican lo contrario, pero uso una frase el “todo pasa y todo queda” del poeta Antonio Machado, que terminó en una canción repetida por años.

No estoy tan seguro que todo sigue y que algo queda, si tomamos en consideración lo que la sociedad encomendó con su voto en el 2015 y en el 2017 a cambiemos, realmente tomando en consideración en un nuevo triunfo que tuvo el cristinismo este 27 de octubre, definitivamente, nada pasó y tampoco nada quedó en la memoria del ciudadano de a pie, por el contrario, penaliza, sin importarle que vuelve, lo que hace un pocos más de tres años, deshecho por completo.

Tal vez, haya una explicación, la tarea era doble, lograr recuperar al República, combatir la corrupción y enderezar la economía, Macri, prometió, sanear la República, lo hizo, poco o nada contra la corrupción k, porque están casi todos libres y los pocos que aún están presos, con el pedido a CSJN que han realizado, tal vez, se consagre el primer indulto político judicial de la historia Argentina, y de la economía, ni hablar, no pegaron una en esta administración de cambiemos nacional.

Me cuesta entender, que se acuse –solo eso- a este gobierno que termina de ser neoliberalismo, pues el que aumentó el gasto social, a valores impensado, inclusive de un pensamiento peronista.

Lejos, creo que estamos, diría años luz, de un liberalismo tecnocrático, de haber vivido estos años, en todo caso eran una corriente económica y política capitalista, hubo sí tal vez, errores de diagnóstico, mala praxis, realizada por supuestos tecnócratas empresarios, que solo demostró que hacer crecer una empresa, no es lo mismo que hacer funcionar un Estado Inútil, grande, pesado y con un gasto totalmente desbordado.

Vale decir, que el neoliberalismo en el mundo llegó de la mano de la crisis del Estado de bienestar, en la década de los 70, cuando el Estado intervencionista y protector que cobraba impuestos a los más ricos, subsidiaba a los pobres y controlaba precios, mostraba signos de agotamiento, al no contar el Estado con los suficientes recursos para sostener los servicios sociales.

¿Esto es lo que pasó en la Argentina en estos casi cuatros de la administración de Macri? Definitivamente, puede haber, puntos de contacto, pero los impuestos eran antes altos, producto de un déficit heredado para sostener tarifas populistas y sin valor de sustentabilidad.

Hasta el 2015 se manejó un estado de bienestar, donde creció el empleo público, se sobre cargo el sistema previsional y al que le explotó la bomba fue al gobierno que siguió, ¿Pero insisto, que tuvo de hiper liberal, volver a tener tarifas razonables y que permitieran inversión? El resto, fue una economía popular de mercado, que tuvo altos y bajos, con periodos de consumo y crisis de generación de riqueza.

Luego vendría la falta de recursos y el acuerdo con el FMI, que requirió, grotescamente, hacer lo que hay que hacer, ajustar las cuentas públicas, gastar lo que ingresa y mantener equilibrio de las cuentas públicas, lo mismo que hicieron los peronistas a lo largo de la historia reciente, con suerte regular y mala en otros casos.

Santa Cruz es una prueba viviente del Estado promotor y de supuesto bienestar, hace años que funciona de esa forma, aunque, cada vez hay más pobres y más ciudadanos con necesidades insatisfechas, siempre ha gobernado el peronismo y sus ramas más modernas como el ex fpv, todo cíclicamente cada una determinada cantidad de años, eclosiona, solo por recordar 2007, los dos primeros años de este gobierno de Alicia Kirchner, que terminó en un severo ajuste, congelamiento de jubilaciones, salarios e inversión pública.

¿Se podría decir que el gobierno de Alicia Kirchner reelecto por otros cuatro años más, es neo liberal, por hacer un ajuste más fuerte que el supuestamente liberal de cambiemos nacional?

Podrá discutirse, habrá a favor y encontrar, pero lo concreto, es que en Santa Cruz, llevamos casi cuatro años de un ajuste fiscal de características colosales, sin embargo nadie pone rótulo y encima ganan elecciones con total comodidad.

Los finales felices, solo están en las películas o las novelas turcas. Cuando el presidente Macri firmó el decreto que congelaba el precio de los combustibles, abrió la disyuntiva repetida de la Argentina: la utilización de precios artificiales se vuelve un instrumento contraproducente, si bien modera el efecto sobre los precios, a la vez desincentiva la inversión en un sector crítico como la energía, la explotación de hidrocarburos gira en torno a vaca muerta y si no pueden hacer negocio, no traen dólares que se necesitan es sencillo, hay un gran potencial, pero Argentina carece de dólares para invertir en exploración y explotación, por ello requiere tan imprescindiblemente de la inversión extranjera.

La medida, del congelamiento, es más que claro, que no solo es y debe ser transitoria, sino que conlleva una distorsión que trae más consecuencias negativas, que las positivas que se pretenden generar.

La tarea sucia que está haciendo la transición, es quizás, el mejor legado que recibirá Alberto Fernandez, los combustibles es probable que aumenten a mediados de mes nuevamente, y se viene un tsunami de modificación de precios, lo que hará que la inflación de estos últimos meses, contrariamente a lo que se había estimado, no bajaría del 3,5 al 4%, con lo cual el año terminará muy arriba del 50% de inflación dejando un arrastre estadístico para el 2020, que realmente asusta.

Más allá de esta lógica (que la política enrosca y desenrosca a conveniencia, como queda a la vista en estos meses pre y pos electorales) está el problema real: cuando los precios son artificiales el mercado se distorsiona o bien las empresas limitan su inversión a la menor rentabilidad esperada.

Según el periodista especializado Hernán De Goñi, en el primer caso, aparecen las fisuras, como se observa en el sector cambiario: no hay interés en ofrecer bienes por el precio controlado y todo se opera entonces por el canal libre, o blue.

En las naftas, lo que había era un desvío de ventas al canal mayorista, cuyo precio seguía desregulado. Los años de congelamiento tarifario engendraron déficit de dólares (por la necesidad de importar energía cara) y déficit de pesos, por los subsidios aplicados para compensar los precios internacionales.

Esa decisión se transformó en un lastre para la gestión de CF, y también para la de Macri, que lidio con las dificultades económicas, políticas y sociales que demandó su corrección, seguro que intento, pero aún incompleta, los gremios y el cristinismo fueron permanentemente una gran muralla.

De últimas, ante el escenario de promesas, que dan algun –aunque el que parece número puesto como ministro de economía Matías Kulfas, un economista cercano a AF, que según dicen le falta muchísimo para afrontar la complejidad de problemas que enfrenta la economía y lo que es peor aún totalmente inexperto en cuestiones de deuda externa, aunque en este caso suena el nombre del vice ministro de Lavagna en el gobierno de Néstor Kirchner, un peronista moderado como el economista Guillermo Nielsen, que se encargará de negociar con el FMI y los bonistas, a los que conoce perfectamente y es reconocido por su cintura…

El análisis económico determina que el beneficio de estas decisiones, tales como congelamiento, o acuerdo de precios y salarios, como el que comenta, sería una de las medidas a implementar por el presidente electo, suele ser muy corto.

Cuando se extienden, el primer perjudicado es el consumidor o el usuario, porque el producto se encarece y el servicio se deteriora. A la larga lo paga toda la sociedad, que enfrenta las restricciones de pesos y dólares con impuestos, deuda y cepos.

La variantes es que para este hipotético congelamiento de salarios y precios, nada se sabe qué pasará con los servicios, dicen que debería salir por ley, para que tenga mayor base de sustentación política, si esto resultara así, con la confrontación que existe, ya sin que nadie haya asumido, será una tarea que probara seguramente si la sociedad y los políticos están a la altura de la crisis que vive la Argentina.

Finalmente, no debo dejar pasar, que de producirse este congelamiento por ley, la pregunta del millón, es cómo los tomara a los jubilados, empleados públicos, médicos, policías, enfermeros, maestros y la comunidad familiar pública de Santa Cruz, que viene soportando devaluaciones, suba de precios y tarifas y sigue esperando que el gobierno de Alicia kirchner, convoque a paritarias y al menos ayude a hacerla más llevadera, la penuria que viven miles de ciudadanos..

Hasta el momento no hay siquiera indicios, del gobierno provincial, no obstante algunos comentarios intencionados dicen, que están esperando que llegue CF al poder y ahí, recién aparecerá papa Noel, con fuegos de artificio y alegría, para llevarse todo el crédito, de que solo con un gobierno nac&pop, y su ayuda, será posible alivianar la vida de los ciudadanos públicos de Santa Cruz.

Sin duda suena perverso, pero hay más de cierto que de fantasía, la política que gobernará, es y ha sido siempre así, no hay de qué sorprenderse…

Que Dios nos ayude… 

Comments are closed for this post.