Sino no tenemos las herramientas, NO se va a poder hacer mucho…

Cada cuatro años, cuando comienza una nueva administración, muchas veces segundas y terceras líneas prometen venganza. Mucho tiene que ver con empleados antiguos que ahora se prueban el traje de jefe, le pegan la desconocida a todos sus compañeros de trabajo.

Quiero decirles a esos compañeros municipales, no porque hoy tengan un cargo, ostenten poder de manera desmedida. Después vuelven al llano. Y los compañeros no olvidan.

Los que tenemos unos cuantos años en la municipalidad lo sabemos, cada cuatro años, cuando cambia de color, los partidos políticos que se hacen cargo de la administración, oros suben, otros bajan, se martirizan, pero cuando estuvieron arriba persiguieron. Y los que desaparecieron cuatro años, aparecen con traje y corbata.

El intendente Pablo Grasso apuesta  a un gran desafío, que es empujar la ciudad para que salga adelante, para eso necesita  a los trabajadores municipales.

Nosotros, como siempre decimos, estamos dispuestos, nada más que ha habido un desmantelamiento en la municipalidad desde hace años.

Hemos ido perdiendo la cultura del trabajo de la misma mano de la clase política, esto sin duda va  a llevar un tiempo, empezar a recuperarlo. Pero tenemos que hacerlo entre todos, acá no tiene que convertirse en una cacería de brujas.

Hay que apuntar que no tenemos herramientas, sino no se va a poder hacer mucho…

La junta electoral define la fecha de las elecciones. A fin del mes de diciembre se presentan las listas. Nosotros ya hemos hecho reserva de nuestro color ‘CELESTE’.

Estamos trabajando, buscando avales, con buena respuesta de parte de los trabajadores.

Los trabajadores municipales sabemos cual es la estrategia de debemos seguir, tenemos que hace cumplir y decirle a la nueva administración, que busque las herramientas, que salga a buscar la ayuda de otros estamentos del Estado para que podamos nosotros cumplir con el vecino de Río Gallegos.

Sino vamos a terminar repitiendo el esquema, de dejarnos hacinados en los rincones, y si empiezan a trabajar con empresas privadas, vamos a terminar donde empezamos. Cuando hay decisiones que van de la mano con la clase política, nosotros como trabajadores vamos a decir, tienen que haber condiciones mínimas de seguridad, sin dudas.

La sociedad demanda respuestas, al vecino no le importa si el camión es viejo, nuevo o el problema que tiene el trabajador, solo quiere que le levantan la basura.

Pedro Mansilla, secretario general SOEM Río Gallegos.

Comments are closed for this post.