¿Se podrá recrear una Argentina, no populista?

Pocas veces en la historia Argentina un fallo estuvo tan condicionado por el acusado. La acusada, en este caso.

No hay forma de que el tribunal 8 pudiera haber producido el fallo que produjo si en el banquillo no hubiese estado Cristina Elizabet Fernández.

Escribió ayer el periodista Hector Gambini.

En una cadena de sucesos que arrastran el caso hasta la vergüenza ajena, Cristina Elizabet Fernández, la acusada principal, hizo lo que quiso.

Y manejó su propia causa antes de sentarse en el banquillo, que no tocó nunca.

Lo que quiso era que el juicio no comenzará jamás.

Lo logró con un tribunal que actuó desde el primer día bajándose la venda de los ojos, mirando y viendo a CEF.

A partir de ese momento, la ley dejó de importar.

No hay ninguna otra razón para evitar el debate oral, que es el ámbito natural de la justicia transparente.

CEF inventó una audiencia preliminar que no existe para hacer una defensa política a su medida.

Es mejor defenderse en un monólogo que ante testigos y pruebas objetivas.

Es mejor para la imputada, pero no es justo.

Que la audiencia preliminar no existe no es una metáfora ni una simplificación analítica.

No existe en el Código Procesal Penal.No está contemplada. No figura.

Lo admitió el propio tribunal. “Si bien la audiencia oral y pública solicitada no se encuentra prevista en el Código Procesal Penal para resolver nulidades. No hay ninguna razón para desalentar su celebración”.

Se podrá apelar, pero en la Argentina bananera populista, la justicia, tuvo un nuevo día de impunidad, que la acerca al final de la República.

Tal vez se equivoquen las encuestas, los analistas de opinión.

Pero en esta oportunidad, todo indica que no.

Hay indicios, por caso, de que los mercados apuestan a una devaluación del peso después de las elecciones legislativas del 14 de noviembre.

Cualquiera sea el resultado ¿el cuánto?, no es ahora materia de pronósticos, si lo es, la certeza que ocurrirá.

La apuesta en medio de una manifiesta incertidumbre sobre el futuro económico, encuentra coincidencias.

El Banco Central no cuenta con las reservas suficientes como para sostener el cepo cambiario y la estabilidad del dólar oficial hasta fin de año.

Desde allí, el paso al abismo es próximo.

Las decisiones que tomó la conducción del gobierno nacional, tiene una consecuencia inmediata en el tono de la confrontación política hasta noviembre.

Y para mal, tiene también una proyección estratégica para el país, porque define una posición ante la crisis y por el resultado como salir de ella.

El Gobierno resolvió anestesiar todo, por un breve tiempo las consecuencias, y posponer un intento de resolución.

Es tan evidente la fragilidad cortoplacista de ese programa de gobierno que la economía empieza a anticiparse a sus resultados.

El diagnóstico de sentido común que publicó el periódico Financial Times puede resumirse en una conclusión.

Si el Gobierno de Argentina, no advierte en las verdaderas causas de la crisis el predictor de la derrota.

Habrá más crisis y también derrota. La conclusión puede leerse no sólo en el horizonte táctico de noviembre.

Se trata de un dilema sumamente complejo y con potenciales derivaciones económicas, políticas y sociales.

Que implican costos enormes, fundamentalmente para los propios protagonistas de este entorno tan incierto y crecientemente tumultuoso.

Vale la pena recordar que sería la primera vez desde 1975 que una crisis económica severa, le estalla en las manos a un gobierno que dice ser del sello peronista.

La economía de corto plazo es más compleja que el rumbo, sobre todo por su potencial de generar crisis serias.

Varias veces en la Argentina, buenos rumbos tuvieron mal final por errores en el manejo del corto plazo y siempre recayendo en la inflación.

Si tienen éxito los acuerdos básicos, aun abarcando pocos, pero cruciales temas como el abatimiento de la pobreza.

Darían una gran solidez al rumbo y a la macro corta que se eligiera.

Dicho esto, también hay que subrayar que el Estado argentino, en sus tres niveles, debe aumentar mucho su transparencia.

Con rendición pública de cuentas e informes de resultados, incluyendo su productividad física y su evolución, por ejemplo.

La proporción de graduados sobre matriculados en los tres niveles de enseñanza.

Se podría titular a este hipotético pacto amplio según, Juan José Llach y denominarlo.

¿Crear otra Argentina? Bien, de eso se trataría, porque si seguimos como en los últimos años.

Aumentarán la pobreza, la desigualdad, la emigración de argentinos…

Que, en estos meses, se fueron del país ciento cuarenta mil profesionales, – uno por día- y, probablemente, en forma dramática.

También aumenta el drama del narcotráfico, cuyo crecimiento es más que notable.

Pero en toda esta cuestión, la experiencia del pasado parece no contar.

Al cristinismo, la Cámpora, por este camino, les va a resultar difícil dar vuelta el resultado de las PASO.

Pero no pueden hacer otra cosa. No saben hacerlo. Tienen un solo libreto y es el que están ejecutando.

Si buscamos el origen de la anarquía, que se vive, podemos remontarnos a la gesticuladora CEF.

Que para recuperar el poder experimentó con una fórmula extraña, en el país, el semipresidencialismo.

Alterando el esquema de la Constitución Nacional, que se basa en lo contrario el presidencialismo.

La novedad le sirvió para controlar solapadamente el Poder Ejecutivo, combinando sus votos del conurbano.

Un presidente sin votos propios, pero con un valor agregado interesante, hace dos años atrás, tenía menor rechazo. 

El uso de esta especie de testaferro sumiso y electoral, según CEF, prometía algo bueno, como sabemos nada de eso ocurrió.

Seguramente dentro de estas mentes enfermas por el poder y suma el Síndrome de Hubris, que padece CEF.

Pergeño la idea parecida, a “Cámpora al gobierno, Perón al poder”.

Había durado sólo un mes y medio en los años ’70, ahora fue pensando en un presidente complaciente y obediente, AF y ella CEF, todo poderoso.

Controlando absolutamente todo, para eternizarse en el poder, una locura, que resultó, como en esa triste década, un experimento fallido.

Cuyas consecuencias, aún es imposible de medir, en cuanto a daño que provocarán y duración de las mismas.

Es parcialmente cierto que el Pdte Macri dejó 14 millones de pobres, con ambas cámaras legislativas en contra.

Cientos de paros y el club del helicóptero fomentado desde el cristinismo y la Cámpora.

Pero ahora el pdte Alberto Fernández, con el silencio de CEF, aumentó a 19 varios millones de pobres y casi 5 millones de indigentes.

No fue magia, fue entre otros errores de gestión, el desastre inflacionario inherente al modelo populista.

La pandemia fue mundial, pero aquí, solo se trató de un problema mal gestionado, cerrando, el país y destruyendo a la economía.

Cuando todos en el mundo, estaban expectantes, y abriendo luego, cuando ya los muertos son 116 mil y los contagios 5,3 millones.

La pandemia, fue y será un problema, pero el resultado de emitir sin freno para financiar paraísos artificiales que terminan en un infierno.

El de consumir sin producir; el de creer que se puede vivir del Estado; el de perder 250 mil puestos de trabajo privados mientras los políticos en los tres niveles de Estado, nacional, provincial y municipal.

Contratan a 750 mil empleados públicos; el del revoleo de planes y subsidios; el de otorgar jubilaciones sin aportes, etcétera. 

Esto, entre otra larga lista de penurias, es en lo que se fracasó y es lo que enojó a los ciudadanos de clase media.

A los nuevos pobres y a los millones de nuevos indigentes que se suman con el impuesto inflacionario día a día.

Aunque parezca increíble, Santa Cruz sigue con lo mismo, se batió la marca de más de cien mil vacunas guardadas.

No obstante, siguen dando turnos en cuenta gotas, sometiendo al ciudadano a la quiniela de turnos, en la página www.santacruz.gob.ar/vacunarparaprevenir

Hasta este momento llegaron 498056 vacunas.

Y aplico de la 1er dosis 218.648 y de 2da dosis 162.91.

Desde el año pasado se vacunaron a 381.305 personas. 

Hay guardadas, en Santa Cruz, en este momento, conforme al monitor de vacunación, del ministerio de salud de la nación 115.569 vacunas.

Y se aplicaron desde la última actualización aproximadamente 1.182 vacunas.

La provincia de Santa Cruz registra 987 muertes atribuidas a COVID19, desde que comenzó la pandemia. Y el Ministerio de Salud de la nación consigna, que son ya 115. 444 muertos en todo el país. (28)

En conclusión, en el inicio formal de campaña electoral, parece que nuevamente el cristinismo y la Cámpora.

Convocan a una cruzada que tendría como propósito “ir por todo” esto sin dudar, significaría un salto al vacío.

Que si desea recomponer la alicaída imagen y dar batalla el 14 de noviembre, habría que sugerirle a los que se encargan de la campaña.

Que no se halla el FDT, en condiciones de ensayar, una pirueta de este tipo. 

Llevar la actual situación a esos extremos de tensión social, requeriría una fuerza de choque de la cual carece.

El haber perdido en la pcia de Bs As, da muestra de esta situación.

La calle ya no le pertenece en su totalidad y no ha podido domesticar a la Justicia, como hubiese deseado CFE. Es otro síntoma.

Por lo tanto, la prepotencia deberá, al menos de momento, esconderla, archivarla provisoriamente y hacer como los personajes de la novela.

El gatopardo, que en una intervención el Conde decía: “Hace falta que algo cambie para que todo siga igual”.

Seguramente este será, como lo fue en las tres campañas K.

El camino elegido, así asistiremos a una simple cuestión de maquillaje, y lugar donde pastar a la majada ovejuna santacruceña.

Solo el oráculo, sabe hacia dónde podrá salir disparado el cristinismo y la Campora, si es como anticipan, se da una nueva derrota.

Lo que sobrevendrá, en cualquier caso, será un ajuste económico de proporciones astronómicas por realizar.

Que Dios nos ayude, o en quien ustedes creen, muchas gracias.

Ingresa a la editorial del periodista Oscar Muñoz, viernes 08 de octubre de 2021.

Comments are closed for this post.