Santa Cruz… Sin desarrollo no habrá equidad, y sin ella no habrá gobernabilidad, y ante la falta de esta, no habrá desarrollo.

Tal vez, sin darnos cuenta cada día que pasa, vamos resignando algo en Santa Cruz, la sorpresa ante la carencia de tantas cosas, hace que cada vez resbale más el dolor ajeno, las necesidades insatisfechas, el dolor de muchos enfermitos, está pasando desapercibido para los que sufren una desgracia, la pérdida de un ser querido o el dolor de un familiar, amigo o simplemente un conocido.

Reaccione, cuando me di cuenta que la presentación que hicieron los jubilados ante la fiscalía número dos de la ciudad de Río Gallegos, sólo recibió un comentario por parte del portal El diario nuevo día, ahí me di cuenta que la falta de reacción social, alcanza hasta gremios, que con una pasividad asombrosa, están dejando absolutamente solos a los viejos con su protesta.

Lo que ocurre habla tan mal como sociedad, que nos pone en el podio de la destrucción de la trama social, por culpa del gobierno del ex fpv, que los ha tomado como materia totalmente descartable.

Los jubilados, fueron a reclamar, que les paguen en los tiempos históricos, o en su defecto en lo que determinó un juez, que quieren que les paguen como históricamente fue, primero a los viejos y luego que venga el resto.

La desintegración como comunidad organizada, ha llegado –y aclaro que se lo merecen como cualquiera-  que los primeros en cobrar sean los policías, luego vendrán los pobrisimos sueldos de la ex 591 y si hay suerte el sistema de salud.

A ver, todos deberían cobrar, pero el sector de los viejos, no debería entrar en discusión, jamás nadie criticó que fuera los primeros, porque es lógico y hasta casi natural, que los viejos, y los niños sean de alguna forma los privilegiados.

Para Alicia kirchner y el ex fpv, el paradigma, ahora es otro, sin mayor explicación que pagan conforme a los ingresos, -que solo ellos saben cuales y cuantos son- pero lo que no dicen, es que han alterado el orden de preferencias, porque han quedado excluidos en su prioridad, los viejos, los pibes, los maestros, los laboratorios, los kinesiólogos, las clínicas, los odontólogos, las derivaciones, los enfermitos.

Santa Cruz, se sufre, ya hace años dejó de disfrutarse, todo es normal, hasta que la parca o la desgracia golpea la puerta de alguien, que no respeta si es militante, mercenarios, ñoqui o cargo político, a partir de ese momento comienza el calvario y la desesperación que sufrimos todos los mortales ciudadano de a pie no militantes.

Somos muy pocos, pero la gente se muere sola y hasta pasa desapercibido, los muertos pasan a ser una estadística, un dato irrelevante para el que nos los conocía, de repente aparecen los deudos y ven que hay para repartir, pero estamos solos, muchos están solos pendientes de una jubilación, para seguir viviendo los años que les quedan.

Lamentablemente cada día, alguien muere y siempre quedará la duda, del estado ausente, cuando se habla en el mundo de una sobre vida de 86 años, aquí en Río Gallegos, se mueren como pajaritos con 70 años.

Y me pregunto, con el actual sistema de salud, se hace todo lo posible para cuidar y preservar a los viejos?, definitivamente no. Cabría entonces enfrentar al Estado, al gobierno y decirle.

¿Lo que están buscando es reducir las jubilaciones, dejando que los viejos se mueren, por carecer de un sistema de salud, decente, con demoras innecesarias e injustas al pagarles las jubilaciones y abandonandolos casi en soledad y a su suerte?

Hay que ser muy HDP para permanecer callado, ante tremendo atropello, que los jubilados se presenten en la justicia para reclamar que los están abandonado y dejándolos a su suerte, sin pagarles los sueldos.

¿Qué hará la justicia,  mandaran una nota los jueces del tribunal superior de justicia, ordenando que les paguen primero a los jubilados antes que a todo el resto, como lo hicieron cuando no les abonaron los sueldos a los señores jueces superiores de la provincia?

Sería muy ilusorio que la justicia legítima en Santa Cruz, reaccionara para los jubilados y estableciera un principio de justicia y equidad, sé que es imposible, casi loco, el poder judicial está total subvertido al orden político, y solo defiende sus interese corporativos y sus propios bolsillos.

Lo triste, es que los viejos se mueren y a nadie le importa un carajo. Me siento así, porque soy uno de ellos, con solo una diferencia, puedo putear al gobierno, mientras esté al aire con noticias en la red, y  el ex fpv, nada puede hacer.

El resto de los viejos, solo pueden pegar carteles, presentar una nota o arruinarse la vida estando de acampe 140 días, para que los ministros fantasmas, se le rían en la cara.

Me cuesta entender esta lógica del gobierno de Alicia Kirchner, anti viejo que también efectúa, la cámpora, el ex fpv y kolina. Que supone que serán jóvenes eternamente, que nada les puede pasar, considerar que por ser militantes y cargos políticos tienen el elixir de la inmortalidad?   

Nada, solo pienso que en Santa Cruz, estamos gobernados por débiles morales, gente sin ningún tipo de código social, ni responsabilidad institucional, y aclaro, que no solo aplica para el ex fpv que gobierna, la seudo oposición, ha demostrado que viven también otra realidad paralela, donde hay temas como por caso el de los verdaderos viejos jubilados los excede, lo ignoran, salvo para alguna foto de campaña, no es una prioridad, ningún se ha pronunciado seriamente, solo con tibios comentarios y penosamente la mayoría en redes sociales, porque temen enfrentarse en forma personal, nadie tiene la suficiente legitimidad para encarar de frente al ciudadano de a pie santacruceño, la mayoría dan vergüenza ajena.

Leía estos días a Oscar Oszlak, que es un argentino, Doctorado en Filosofía en EE.UU; Dr en Economía y Contador Público Nacional (UBA, Argentina); que además es Investigador  Superior CONICET, entre otros posgrados, que en un artículo plantea los nuevos desafíos para la gestión del gobierno nacional.

“A lo largo de la historia, el esclavismo, el feudalismo y el capitalismo se sucedieron como modos alternativos de producción y organización social. Todos ellos se basaron en una división entre clases dominantes y dominadas.

“Su instauración respondió en todos los casos a correlaciones de fuerzas políticas y esquemas de poder que generaron profundas desigualdades sociales”.

“La novedad del capitalismo es que se desarrolló a la par de la difusión y el arraigo de ideas libertarias, republicanas y democráticas, lo cual supuso el reconocimiento de mayores libertades, derechos y formas de participación a las clases subalternas. Pero también creó el Estado nacional, como institución garante del nuevo modo de producción”.

En su posterior metamorfosis, “orden” pasó a llamarse “gobernabilidad”; “progreso” se convirtió en “desarrollo, y la “cuestión social”, en “equidad distributiva”. Estas tres cuestiones pasaron a dar contenido, definitivamente, a la agenda estatal, tal como la conocemos en la República Argentina de hoy día.

No obstante, por más de un siglo, las tres se mantuvieron en constante tensión, expresando las limitaciones del sistema capitalista para satisfacer las demandas del conjunto de la sociedad, exacerbadas por el incremento de las expectativas, la difusión de las ideas libertarias, la extensión de los derechos ciudadanos y el fortalecimiento de la democracia”.

Tanto los economistas como los politólogos concuerdan en que los países más desarrollados son más gobernables y más equitativos. No existe, prácticamente, evidencia de países altamente desarrollados que, a la vez, sean poco gobernables y tengan grandes desigualdades sociales.

Aunque resulte redundante, nada de lo que se explica en esta columna, es viable a la provincia de Santa Cruz, porque no existe una democracia representativa, sino un artilugio legal, para que por medio de colectoras, se armen mayorías sin legitimidad social real.

La tensión entre desarrollo, equidad y gobernabilidad, inevitablemente en toda sociedad capitalista, está alcanzando en la Argentina un punto crítico.

Es cierto que en materia económica se observan algunos “brotes verdes” que están comenzando débilmente a florecer, pero el endeudamiento, el déficit fiscal monstruoso municipal, provincial y nacional, sumado a la puja distributiva entre las provincias, son variables preocupantes; y las calles, como en Santa Cruz, muchas veces son escenario político preferido para dirimir conflictos.

Hay análisis, que indican que para preservarse en el poder y ganar una legitimidad mayor, para producir cambios de fondo, el gobierno del presidente Mauricio Macri deberá amortiguar o reducir la inevitable tensión entre gobernabilidad, desarrollo y equidad, demostrando en sus políticas cierta autonomía relativa frente a los intereses del establishment y de los sectores económicamente dominantes.

Si no, lamentablemente caeremos en un círculo vicioso: sin desarrollo no habrá equidad, sin equidad no habrá gobernabilidad y sin gobernabilidad no habrá desarrollo.

Si por un segundo trasladamos estos ejes discursivos políticos profundos a Santa Cruz, resulta más que obvio que el horizonte es absolutamente negro, desalentador, el gobierno de Alicia kirchner y el ex fpv, solo funciona con endeudamiento de difícil repago.

Aquí, hoy en la provincia no hay ninguna posibilidad de desarrollo sustentable, se carece de equidad básica social, por tanto la gobernabilidad es solo una quimera, y sin ella, es decir la gobernabilidad con consenso social, determina que es inviable que exista desarrollo.

El camino del ciudadano de a pie santacruceño es incierto, pero el domingo 22 de octubre, se puede gritar en silencio con el voto, no es tan difícil, se puede, todavía.

Que Dios nos ayude….

 

Comments are closed for this post.