¿Podrá haber un acuerdo social en Santa Cruz, para salir de este caos?

Mañana, otra vez estaremos hablando de un nuevo paro y movilización de la Mesa de Unidad Sindical y la CTA, ya no sé cuántos fueron, perdí la cuenta, y realmente no es importante, todos saben, sin excepción, -salvo Alicia Kirchner y el fpv-, que la crisis que se vive en Santa Cruz, es absolutamente inédita, nada más que decir, que superamos la mitad del mes y todavía deben pagar sueldos.

Hubo a lo largo de la sucesión de gobiernos del desaparecido pj y el fpv, dificultades, pero el descontrol, la anarquía, la falta de capacidad y gestión actual, jamás, esto es de características idénticas.

Parafraseando a Perón, al que seguro ni siquiera lo han leído o escuchado, se lo puede parafrasear, y encaja en esta Santa Cruz, que soporta el ciudadano de a pie. “No es que nosotros seamos tan buenos, sino que los demás son peores”

El supuesto lanzamiento de la campaña en la provincia, del fpv, la cámpora y kolina, con un tráiler que supuestamente homóloga que no existe acceso a la salud pública, muestra que de aquí al 22 de octubre, habrá un vendaval de boberías que son realmente una sinverguenzada.

Trate de buscar, dentro del festival de encuestas, que se presentaron en todos los medios, luego del comienzo oficial de la campaña electoral, pero lamentablemente, ninguna hace referencia a Santa Cruz, por el contrario, la omiten deliberadamente, porque dicen que no le darán importancia, dado que el propio fpv, decidió abandonar a la provincia a su suerte, tomando en consideración que CFK y su hijo Máximo Kirchner, hace ya mucho tiempo, que decidieron dejar a su pariente a la suerte de lo que mejor haga.

Leía Eduardo Fidanza, -Licenciado en Sociología por la Universidad de Buenos Aires. Se ha especializado en consultoría política y análisis de opinión pública- un texto analizo la necesidad liderazgo y la voluntad de lograr acuerdos.

La lectura rápida puede proponer, que sólo se está hablando de romper con la polarización o la grieta, o esta suerte de confrontación constante entre, supuestos buenos y presumidos malos.

Examinar la relación entre las perspectivas de la sociedad y los dilemas de su dirigencia, podría tal vez ser una aproximación para intentar entender, cómo pasa una transición política.

La Transición representa cambio; (que equivaldría  a decir que es el camino “de un modo de ser a otro distinto”). A ver, contrariamente a lo que el relato sostiene, -porque le conviene- No cambio un régimen político, ni la democracia, sino, como debe ser, producto de la alternancia,  el partido que encabeza el gobierno nacional, y por tanto que difiere tajantemente del partido al que lo sucedió.

En antagonismo central podría establecerse entre el populismo que gobernó orientado supuestamente hacia una izquierda, que gustaba vivir en Puerto Madero, e ir de shopping a EE.UU y ser cool.

Ahora apareció el Pro. algo totalmente distinto. Además, arrancó su administración, en condiciones totalmente adversas, dice tener intenciones de restablecer la economía privada, reducir el gasto estatal y atraer al capital extranjero. Todo diferente al gobierno anterior.

Dice el sociólogo Eduardo Fidanza, una parte importante de la sociedad, convalidó la nueva administración, recientemente demostrando, algunos puntos que conformaron la agenda social.

1) que no quiere regresar al pasado.

2) que confía en la mejora que el Presidente promete.

3) que acepta el ritmo en que ocurrirá.

4) Que pudo asimilar hasta cierto punto situaciones difíciles, como el aumento de tarifas y la recesión angustiante de 2016.

Es importante aclarar que el apoyo recibido, aun no es suficiente fuerte si se lo compara, con las mayorías presidenciales de las últimas décadas,

La cantidad de votos de Cambiemos, es inferior al 40% a nivel nacional, y eso no asegura mayorías legislativas. Los récords electorales de las últimas décadas estuvieron en torno al 50%, en los casos de Alfonsín, Menem y De la Rúa, y del 55% en el de CFK.

Este paralelo, poco académico, muestra que a Cambiemos le falta todavía cierta masa crítica de votos, no obstante, el espanto de no volver atrás, le augura, según dicen las primeras fotos, de la película que será octubre, que las recientes encuestas, otorgan un porcentaje, similar o mayor al obtenido en las PASO.

De todas formas, vale recordar, por si algún desmemoriado militante, intenta restarle mérito al caudal de votos del gobierno nacional del presidente Macri, que la historia reciente, da cuenta que Néstor Kirchner saliendo segundo con 22,24% luego que quien ganara, no se renunciara y no presentará a la segunda vuelta, quedó consagrado así en 2003 como presidente con un porcentaje de votos escuálido.

La idea es sencilla, se construye poder desde la gestión, los consensos, la forma de gobernar, lo cual no siempre en nuestro país, está atado a la matemática de los porcentajes, otros que obtuvieron porcentajes altos, hoy pelean una banca de senador, con un técnico, que hace unos meses nadie sabía quién era, la dinámica electoral, es cambiante, como lo es la del electorado, que convalida lo que considera oportuno.

No quiero decir con esto que el soberano, nunca se equivoca, de hecho hay ejemplos históricos, de líderes que produjeron desastres en el mundo y habían sido elegidos por mayorías.

Hablamos, para el caso, de Santa Cruz, de Argentina, que a pesar que la grieta o la polarización indique otra cosa, se necesitan liderazgos y consensos, sin ellos, será imposible, remontar la situación, que atraviesa la provincia, esto no es cuestión de quién tiene razón, ya está suficientemente probado que lo que se hizo hasta ahora, no sirvió, está mal hecho y carece de consenso social.

Reitero lo expresado en alguna oportunidad, la culpa no es del Estado Santacruceño, el problema es quien lo conduce y hasta inclusive quien juega el rol de oposición, dado que por omisión o rivalidad, no se buscan soluciones que le hagan la vida más llevadera al ciudadano de a pie.

Debemos coincidir, que el gobierno provincial, del fpv, nunca ha demostrado hasta ahora desde que asumió, ni el anterior del desaparecido pj, querer dialogar, y hablo que no solo crean, que sacarse una foto riéndose y diciendo que es parte del acuerdo social, algo se arregla por sí solo.

El fracasado acuerdo social, de Alicia Kirchner, estuvo desde su génesis a fracasar, si tomamos en cuenta que significa, es tan natural como “Ser parte de la idea de que todos los miembros del grupo están de acuerdo por voluntad propia con el contrato social, y admiten la existencia de acuerdos o leyes a las que se someten”.

Como se observa, no hay nada de magia, sino que se necesita una buena cuota de buena voluntad, transparencia y decisiones de subsanar errores que ayuden a los ciudadanos a vivir un poco mejor.

El contrato social en la obra de John Locke que fue un filósofo y médico inglés, determina que debe haber siempre alguien que dirima, por si no se ponen de acuerdo, habla de parlamento, (es decir hablar o conversar para llegar a un acuerdo o solución) no se trata de lo entendemos hoy, como tal, diputados senadores, etc, sino como que debe haber una instancia que dirima entre los sectores sociales.  

“Por consiguiente, siempre que cierta cantidad de hombres se unen en una sociedad, renunciando cada uno de ellos al poder ejecutivo que les otorga la ley natural en favor de la comunidad, allí y sólo allí habrá una sociedad política o civil”.

Dicho esto, tal vez, pueda sonar, audaz y presuntuoso, pero en cambio, si vemos la dirección que traza el concepto acuerdo o pacto social, es buscar puntos de coincidencia, dentro de un marco de acuerdos básicos, y cuyo centro está determinado en la voluntad de buscar soluciones y no confrontaciones estériles e inútiles.

El llamado al acuerdo, no se construye como hizo el fpv, en Santa Cruz, partiendo de la premisa, que todo lo que hacen está bien y deben solamente ayudarles para conseguir préstamos, fondos fiduciarios o bonos en dólares, estamos realmente en problemas, porque, de esta forma, nadie juicioso, puede sentarse a parlamentar, con quien no quiere escuchar.

El escenario político y social, de la provincia, dista diametralmente de acuerdos, consensos o proyectos de futuro, así como otras provincias están invadidas por una plaga de langostas, aquí aplica como metáfora, dado nos afecta y domina la situación central, un grupo de bichos con antenas, que para mayor problema carecen de capacidad e imaginación.

Dicho esto, porque si quisieran hacer las cosas mal, apropósito, no les saldrían. Estamos en presencia de un grupo de fundamentalista mesiánicos que llevan a cabo una gestión gobierno, que sin lógica y coherencia, están diezmando lo poco que quedaba en pie en la provincia.

Ergo esta suponer, que la desesperación, los lleva a repetir errores, los camiones para sustituir, la ausencia de un sistema de salud, el regalar, leche, cuando es un derecho alimentario, no de campaña electoral, o cambiar un plan educativo, por ferias show de ciencias, ajedrez educativo o clases que no se dictan los sábados, o programas de tv, plataformas en internet, cuando pocos colegios cuentan con ello, son una pequeña muestra, que, … todavía no entendieron nada de los que ocurre.

Y qué mejor, que recordarle al fpv, la cámpora y kolina, una de las frase de Perón, cuando habla de gobernar. “Para conducir a un pueblo la primera condición es que uno haya salido del pueblo, que sienta y piense como el pueblo. Quien se dedica a la conducción debe ser profundamente humanista: el conductor siempre trabaja para los demás, jamás para él”.

Si se cumplió con esto, será materia de otra discusión, solo diré, que cada vez quedan menos días, el 22 de octubre, se podrá comparar, si el 30% que es hegemonía sigue controlado y gobernado Santa Cruz, o el heterogéneo 70% restante, toma una posición pro activa y en defensa del futuro… Si es que todavía hay uno…

Que Dios Nos ayude…

Comments are closed for this post.