Perdón señora gobernadora, siempre estuve equivocado.

No fueron jujeños, ni tucumanos, chilenos o paraguayos los que ayer eligieron el gobierno establecido desde hace 4 años y 28 años de régimen ininterrumpido en la provincia.

Públicamente debo pedirle disculpa a la señora Alicia Kirchner por haber errado en el cálculo lógico en cualquier provincia de un país lógico.

Ud, señora gobernadora hizo todo mal en su función, pero hizo todo bien en su campaña. Ingresó gente a último momento, pagó favores políticos, repartió subsidios, pagó en término los últimos dos meses.

Se ha superado en las promesas históricas como el lavadero de lana, hoy sustituidas por otras menos ambiciosas pero igualmente efectivas. Hasta los convenció a los santacruceños de que no va a armonizar la Caja, lo cual su partido intentó denodadamente en el 2011 y fue más allá al asegurar que va a “entregarle” la Caja de Servicios Sociales a los trabajadores, acordando, tal como lo publicamos oportunamente, que es toda una falacia a la vista del control que pretende seguir manteniendo sobre ella.

Pero Ud hizo bien las cosas y le dio, junto con su equipo de trabajo, a la población, lo que la población necesita. Está de más acá enrostrarle su falta de tacto a la hora de caminar por barrios de la capital, los cuales ni siquiera conocía con anterioridad, como Madres en lucha, el San Benito, Los Álamos, etc. Su perspicacia y la de quienes planificaron su campaña es absolutamente acertada y valorable. Solo los canallas que vivimos advirtiendo los dislates del poder, la corrupción, ventilando cómo nos roban en la cara, cómo nos ajustó durante cuatro años y nos metió la mano al bolsillo y el dedo en la nariz, con la creación de la ASIP, o cómo jugó a la timba financiera con los fondos públicos, lo cual también lo demostramos en números y ni hablar de cuánta plata entró en la provincia y nunca se distribuyó o al menos no sabemos en qué los gastó, solo nosotros podemos hablar y ver otras cosas de Ud, pero evidentemente, en el marco de esta sociedad, no encajamos porque ellos no lo ven así.

Es digno reconocer las victorias y las derrotas y el pueblo de Santa Cruz ha votado como cree que debe votar. Ya no se justifica la catarsis en las redes sociales, los mensajes de voz en las radios o los posteos al pie de nota. La única verdad es la realidad y ésta indica que el kirchnerismo en Santa Cruz llegó para quedarse. Ante las versiones de que compraban sus votos por 500 pesos, debo decir que no es culpa de los políticos tránsfugas quienes los engañan. Ellos hacen lo que saben y pueden para cooptarlos. La verdadera culpa es de la sociedad que una vez más, desde nuestra óptica que obviamente no es la de la mayoría del pueblo, eligió su futuro inmediato. Por otra parte, ese latiguillo de que Alicia ganó solo por la Ley de Lemas, tampoco es real. Hoy, sin la Ley de lemas, también hubiera ganado.

El sábado publiqué una metáfora sobre la parábola del elefante y la estaca. Hoy lunes vemos que la estaca en Santa Cruz sigue siendo la misma y el elefante evidentemente se ha rendido. Jamás desde este medio se apoyó a ningún candidato, sólo pretendemos señalar la necesidad de un cambio de modelo. Lo seguiremos pidiendo, pero sabemos que esa no es la opinión de la mayoría.

Por eso y por saber cuál es el camino para permanecer en el poder, felicitamos a la gobernadora y la instamos a seguir por la misma senda; es más, profundizar el modelo también le será posible, porque su pueblo la apoya. Y si como suponemos después de octubre la gobernadora con la excusa de los desajustes de Macri, vuelve a tomar medidas extremas como dilatar el pago de los salarios, las jubilaciones, no dar aumentos y perseguir a los trabajadores, no recibiremos quejas porque cuando el pueblo ha tenido el verdadero poder de cambiar las cosas, se ha negado una vez más. Rubén Lasagno. Agencia OPI Santa Cruz.

Comments are closed for this post.