LIMPIA HIJA DE PUTA. Abusos de la policía a reconocida docente de Río Gallegos.

Fue todo terrible, hasta el día de hoy sigo sin entender cómo se manejaron de esta forma tan brutal, fue un atropello a todo lo que se les pueda ocurrir.

Por eso hicimos las denuncias correspondientes. Estábamos en casa cumpliendo los más estricto de la pandemia, cumplimiento el aislamiento.

Estaba en el comedor con mi hija de 15 y mi pareja en la pieza, golpean con todo la puerta. Cuando hacen esto es porque paso algo, un incendio o lo que sea y atender enseguida.

Yo abro la puerta, estaba la tele encendida en la pieza ni se escuchaba, le digo se equivocaron, me dicen. No vinimos porque hicieron la denuncia, pero les abrí la puerta, mas no tenía para decirle, pero ya venían con una actitud media rara.

Les pregunto quién hizo la denuncia, no me quisieron decir, pero seguían, ya habían visto y comprobaron que no había nada, pero no, seguían.

Bajó al segundo piso donde vive el administrador, bajo por las escalera porque el ascensor no andaba, en el camino me patea uno, o me paga con el palo me doy vuelta le digo, que pasa?…

Llegó al segundo piso y de nuevo lleno de policías, estaba de casualidad tenía un jean, y un saquito de lana y hace de custodia la policía para que no le golpee al administrador.

No podía llegar a la puerta del administrador y es cuando empiezo a gritarle para que salga.

No se de donde salieron tantos policías, cuestión que en un momento me tiran al piso, es cuando me entra la desesperación, sentis como te están vulnerando todos los derechos.

Ya empecé a los gritos a llamar a los vecinos para que saquen fotos. Vienen los vecinos corriendo porque me escuchó gritar, lo empujan para adentro y le cierran la puerta y NO pudo sacar fotos, no entendía nada. Mi vecino tuvo un accidente y es discapacitado, y lo empujaron.

Me tiraron al piso, me pusieron esposas, me golpearon en el estómago, una locura, también esposaron a mi novio. Me bajan esposada, mientras mi hija se quedó en la casa sola, fue todo una locura, muy bizarro, todos los derechos vulnerados.

Un atropello, una agresividad no podía creer lo que estaban haciendo, cómo se manejaban.

Estuve esposada dentro del calabozo de la primera, estuve horas esposada, al dia de hoy tengo marcas en las muñecas, y de los golpes en el estómago me empecé a descomponer.

Había una femenino quien me una de las que me golpeo en el estomago cuando ibamos saliendo, le pedía ir al baño porque quería vomitar, no me dejo ir al baño y vomité estando esposada, me vomité la ropa, el pelo.

La mujer riéndose, no lo podía creer, después de que me vaya me tira un balde con un trapo y me dice, LIMPIA HIJA DE PUTA PORQUE SINO NOS VAMOS A AGARRAR COVID.

Podes escuchar la entrevista a la docente Monica Leiva y Dr Jorge Trevotich.

Comments are closed for this post.