¿Le preocupa algo santacruceño medio?

La campaña presidencial, sigue su curso, mientras tanto el país, rechina, sufre y espera desesperadamente que se encuentran soluciones a la crisis económica actual, si bien las cifras de la pobreza e indigencia impactaron fuerte, la Argentina, está anestesiada, es como si se acostumbrara rápidamente a las malas noticias.

No es un comportamiento, atribuible solamente al resto del país, al norte, como vemos todo aquí, desde nuestra mirada sureña, ciudad gótica, Río Gallegos, y seguramente toda Santa Cruz, se calla, mira para el otro lado, cuando tiene casi un 30% de pobres e indigentes, que aumentaron desde que se instaló Alicia Kirchner en el gobierno, porque los datos así lo muestran, no es que se pretende, endilgarle un problema que nunca tuvo, en algún caso de duplicó y en otro de cuadriplicó la pobreza y la indigencia.

Y cuando se habla de hipocresía, es por esta maraña de número que da cuenta, que el premio de la reelección del gobierno de Alicia Kirchner, nada tiene que ver con las cifras del indec, si bien la pobreza y la indigencias crecieron, fueron premiados con el voto, no solo aquí en la provincia, en la nación, por Macri el haber sumado desde 30% que recibió, de CF, hasta este 35% actual.

En Santa Cruz, es más complejo el relato militante, porque vienen gobernando siempre los mismos, con diferentes versiones en los últimos 15 años, pero siempre supervisados por el kirchnerismo y luego por el cristinismo, la frase no es de factura propia, sino que es del propio gobernador de Santa Cruz reelecto, son ramas del mismo árbol, pero diferentes, aunque la comparación no sea válida. 

La situación, lleva a darse por enterado, que los planes políticos, pueden ser visto como espectaculares en papel o en una presentación, pero dista abismalmente de la realidad.

Por tanto, hubo coincidencia entre analistas, en que un “acuerdo social” que planea una parte del pj, sirve, obvio, pero para ganar tiempo político, no obstante, también, vale decir que un pacto de esa naturaleza no soluciona absolutamente nada, por sí mismo.

Algún descuidista de la palabra, dice que se confirma una de las variantes del enunciado del el teorema de Dr Baglini (ex diputado nacional y dirigente radical que sostiene: “Cuanto más lejos se está del poder, más irresponsables son los enunciados políticos; cuanto más cerca, más sensatos y razonables se vuelven”.

Se puede verificar tal formulación, al ver que el gobierno de Cambiemos, que modificó su discurso único, por ejemplo se anunció representante de sectores pro vida y rápidamente después del resultado abrumador de las PASO, se volvió más lógico, más cercano a la realidad.

En tanto el candidato Alberto Fernández, lo cumple, al enunciado Baglini, al pie de la letra, hace unos días se mostraba en una actitud prácticamente lanzada de anti sistema, y ahora conforme se aproxima la fecha de las elecciones generales y su posibilidad de ser elegido, cambió, mutó y para algunos, apareció el sentido práctico y la mesura, aunque esto último es definitivamente discutible..

Según lo muestra la última entrega del Monitor del Humor Social que la consultora de  D’Alessio IROL/Berensztein elabora el estudio, relevó el mes pasado la opinión de 1146 adultos de todo el país de forma online, muestra que el presidente Mauricio Macri encara la recta final hacia los comicios generales del 27 de octubre próximo con un mayor pesimismo social sobre el presente y el futuro económico.

No obstante aparecen algunos ítem en la muestra que dan algunas pistas, de las preocupaciones de estos argentinos que mostraron su opinión on line, que actúan como emergentes sociales interesantes.

Estos, son las preocupaciones, en primer término de las lista de preocupaciones de los ciudadanos de a pie está la inflación, la incertidumbre por la situación económica del país, luego aparecen la inseguridad y la delincuencia, insólitamente, se muestra preocupación que queden sin castigo los delitos de corrupción del gobierno anterior y no ver propuestas de medidas económicas que hagan crecer al país.

Es importante repasar estadísticas, ahora que la Argentina la recuperó en estos años del gobierno de Cambiemos y que forman parte del menú, de datos que le sirven a los organismo internacionales, para planear acciones.

Las mismas, dicen que en los últimos cinco años se sumaron a la pobreza extrema en América Latina 17 millones de personas. Mientras en 2014 había 46 millones en esta situación, en 2018 subieron a 63 millones, según datos de la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal).

De acuerdo a la información que maneja la Cepal, con datos actualizados por país hasta 2017, la pobreza extrema aumentó principalmente en Brasil, Bolivia y Ecuador.

Mientras que los países donde más ha bajado la pobreza extrema, con datos hasta 2017, son El Salvador, Paraguay y Panamá. Nosotros sabemos cómo estamos, las últimas cifras, que pueden ser peores al finalizar este semestre dicen que Argentina, la pobreza subió al 35,4% y ya alcanzaría a 15,9 millones de personas, según se calcula por la cantidad de habitantes.

Y en lo que se refiere al salario mínimo, mientras en Sudamérica la situación ha mejorado en los últimos años, según la CEPAL, en México y Centroamérica el sueldo sigue siendo demasiado escaso, un problema que se suma a la pérdida de poder adquisitivo. No es un consuelo, pero el problema, es global.

A la luz, de los resultados electorales de la provincia de Santa Cruz, donde se premia con la re elección de Alicia Kirchner y se den abrumadoras cifras para la elección del CF, para conducir el gobierno nacional, cabría preguntarse ¿Le preocupa algo santacruceño medio? a juzgar por los resultado electorales, NO.

Pero seguramente hay otro porcentaje de ciudadanos que si tienen preocupaciones, y entonces genera otro interrogante, ¿por qué existe esta mansedumbre y apatía social de los habitantes de Santa Cruz?

Tal vez, pecando de simplista, podría inferirse que la gran mayoría de los ciudadanos viven de los tres niveles del Estado, ya sea municipal, provincial, y nacional, y mientras, las jubilaciones, sueldos y subsidios se mantengan, por más que sean insuficientes, el conformismo gana, y todo está en calma, con una aceptación casi religiosa.

En tanto, está deslucida campaña para intendente de ciudad gótica, Río Gallegos, está dejando una serie de palabras, promesas y diseños de ciudad, que para ser franco, rayan lo ridículo, lo que antes estuvieron, sembraron con malas obras los pozos y crearon una ficción de obras, que nunca se llevaron a cabo y lo que están, todavía no se dieron cuenta, que no fueron ni siquiera administradores de la crisis, sino que peor, la aumentaron hasta este deplorable estado de situación. 

Aunque sea lindante a lo grotesco, muchos de los que se auto proclaman fuera de toda participación interna en aspirantes a candidatos a intendentes, han fracasado, en todo, algunos tan siquiera terminan lo que encararon

Pero tal vez, lo más triste, penoso y ridículo es uno de ellos, use como eslogan de campaña, como hubiera vivido en otra ciudad, de otra provincia diga y se regodee de esta frase, mal redactada y que no diré en forma textual, me avergüenza el desprecio del lenguaje…

“Río Gallegos, merece estar mejor”, que estúpida idea? pudo haber tenido este candidato, para que un publicista la replique, como si él, que la propone, hubiese estado ausente de la ciudad, y de la función pública, por el contrario, avergonzó desde su beca política, varias veces con propuestas que eran un manojo de pretensiones risibles e intrascendentes.  

Qué futuro podría tener ciudad gótica, Río Gallegos, con personajes tan menores y profesionales de vivir de la política y no por la política. Merecemos tener mejores dirigentes, que por fin cambien el destino de esta ciudad.

No todo es tan local, comenzó otro nuevo operativo clamor, esta vez, realizado por el gobernador reelecto Alicia Kirchner, en las redes, sociales, dando cuenta que el maléfico y odiado –por ellos gobierno nacional del presidente Macri- no quiere o mejor dicho no saben cuándo les devolverá los menos de 200 millones de pesos, que dicen haber dejado de percibir, aunque, como siempre rodea a todo el discurso provincial, una mentira verdadera, porque no dicen que aumentaron por otro lado los ingresos, enviados desde el gobierno, nacional, lo cual les permite seguir funcionando con total comodidad.

El objetivo de fondo es otro, ir sumando en capas, reclamos, incertidumbre, desazón entre las administración pública, para preparar, un escenario que termine allá por el mes de diciembre coronándose con la llegada del la nueva mesías al gobierno nacional, que todo hará posible, hasta lo imposible, entonces ahí, solamente ahí, el gobierno de Alicia Kirchner, anunciara, que por la bondadosa y nunca bien ponderada CF –si ganan el 27 de octubre- se otorgará un aumento a las jubilaciones y sueldos.

Escribió Alicia Kirchner o su laboratorio de comunicación, un texto en redes sociales, no como sería deseable, de cara al ciudadano, que entre otros párrafos dice, abonando nuestra idea anterior, de tejer una telaraña de excusas, para no dar ningún tipo de recomposición, por pequeña que sea de jubilaciones y sueldos, dice el texto.

“Obviamente que no abandonaremos nuestro reclamo y que usaremos todos los medios a nuestro alcance para que la compensación se efectivice de inmediato. No solamente porque esos recursos pertenecen al pueblo de Santa Cruz, -exclama en tono de campaña Alicia Kirchner- tenemos la obligación de seguir resguardando nuestra independencia económica y nuestra soberanía política para poder garantizar vivir en una provincia cada vez más justa y equitativa”.

Para finalizar, con el jingle proselitista de fantasía, que a juzgar por el apoyo recibido el 11 de agosto, les resulto y fueron votados…”Santa Cruz nos une”. No sé bien en qué, pero ganaron y eso una vez más es irrefutable, con la aprobación de policías, maestros, médicos, empleados, gobernaran por al menos otros cuatro años más.

En tanto desde la cadena de la alegría y el ánimo rentada, se apresuraron a contestar ellos, NO el gobierno, que el último fallo de la CSJN, en un enredado argumento, que no significaba nada, porque estaba el recurso, pero que ahora usarán como excusa, la supuesta falta de ingresos, por el congelamiento de los combustibles, que según ellos, los daña mortalmente, lo penoso fue que no hubo información oficial, sino que apelan, como siempre a textos, mal redactados, confusos, para poner en conocimiento de los gremios, que no se les ocurra, pedir nada.

Sea anuncia un nuevo paro provincial, para el 16 de octubre, de un grupo de gremios, pero los días siguen pasando, los precios siguen aumentando y el 5,8 o 6% de inflación de septiembre, pegará durísimo en los bolsillos de jubilados y empleados públicos de Santa Cruz

El resto la escasa actividad privada, sigue divagando entre las pocas ventas y subir más aún los precios, cóctel explosivo, que se sumará a la anunciada otra vez, apertura de la zona franca, lo cual terminará si hay diferencia de precios, de destruir al pobre comercio, que no mejoró, ni en calidad, ni atención, ni en precios… 

Que Dios nos ayude…

Comments are closed for this post.