La República perdida: ¿y las políticas inclusivas?

Fin de año, turbulento, incierto, desesperanzado. Lamentablemente, se demostró, en la cámara de diputados, que por sólo y tener portación de apellido, Máximo Kirchner, no se sabe hacer política.

Será una anécdota que sea presidente del PJ, en una tierra ajena, ganada por una situación particular, y de dudosa utilidad, es decir la pcia de As Bs.

Y la rareza, que nunca haya alcanzado esa instancia en su Santa Cruz natal.

Vale aclarar que no merece siquiera estas líneas, sino que el objetivo, es para marcar que su madre Cristina Elizabet Fernández, pretende erigirse como precandidato a presidente en el año 2023.

Pero aún más, en su última supuesta defensa del presupuesto, mostró que la política, no es su fuerte, si es que tiene alguna habilidad en realidad para ser destacada.

Surge una pregunta, que obviamente no tiene respuesta.

¿Porque no hubo alguien hábil intelectualmente, en el Congreso Nacional para explicar que, sin entendimiento con el FMI, resultará impensable una salida económica?.

La respuesta es conocida hace dos años, que en la Argentina pocos se sacrifican por lo políticamente correcto y lógico.

Sería un hecho, dicho en voz baja, que la vicepresidente Cristina Elizabet Fernández, decidido tomar distancia y sacrificar a su propio hijo y perder la votación, en la Cámara de Diputados.

Que haber enfrentado (ella), una probable derrota, en el Senado que ella preside.

Y además, ya dio a entender en su última carta en redes sociales, que prefiere el dedo a la lapicera, que tiene el Pdte Alberto Fernández.

Las dudas siguen: ¿Lo hizo a propósito Cristina Elizabeth Fernández?. ¿O fue sin querer, queriendo?.

Veamos, que no es solo una percepción.

Un habitual relevamiento del politólogo Patricio Hernández sobre 1,5 millones de reacciones en Instagram, Facebook y Twitter, fue demoledor.

En diciembre: más del 70% de los usuarios tiene una percepción negativa de la dirigencia.

El 32% considera a los políticos como una “casta repleta de privilegios”.

El 17,5% cree que son “empleados públicos que trabajan para su beneficio”.

El 16,2% los ve como “oportunistas” y un 6,3% los vincula con la corrupción.

El cristinismo todavía no entendió que al perder dos elecciones consecutivas, la mayoría, dijo no al populismo.

A ver, sin duda, todos -o una gran mayoría- estamos de acuerdo con que el rol del Estado es muy importante.

Necesitamos un Estado presente. Pero no podemos tener un sector privado ausente, pordiosero, y aplastado con impuestos, para financiar la política berreta.

Por más cumbia, rap, luces de colores, y mucho sonido, el día después, se vuelve al tema que los recursos son escasos, que la inflación supera el 50% anual.

Que el gasto crece y el salario real está en el nivel más bajo de los últimos 16 años.

No alcanza ni con 20 recitales, ni 100 felicitaciones y placas entregadas en el escenario más grande del mundo, que nada tiene de gratis.

Por YPF, sigue siendo de todos y no es un éxito empresario a tomar en cuenta.

Regreso a santacruzlandia consulten, pregunten en el Complejo Cultural, como vacunarse, o por el refuerzo.

Hay cientos de miles de vacunas en existencia, por eso vean www.santacruz.gob.ar/vacunarparaprevenir

Hasta este momento llegaron 706.437 vacunas.

Y aplico de la 1er dosis -282.700 y de 2da\3ra dosis y refuerzo -232.794.

Desde el año pasado se vacunaron a 550.153 personas.

En Santa Cruz, hay guardadas según el monitor de vacunación, del ministerio de salud de la nación, 156.284 vacunas.

Y extraoficialmente, se aplicaron desde la última actualización aproximadamente (desde el viernes hasta hoy 4.293).

La provincia de Santa Cruz registra 988 muertes atribuidas a COVID19, desde que comenzó la pandemia.

Y el Ministerio de Salud de la nación consigna, que son ya 116.930 los muertos en todo el país. (hoy 27).

Estamos en fin de año, fin de Noticias en la Red, que mejor momento, de seguir mostrando cifras, para darse cuenta, que, por más fiestas, papa Noel, y circo, la realidad es muy dura. 

Cuando se repasan los índices de los países vecinos al nuestro, en realidad, ninguno de otra galaxia, sitúan las presuntuosas afirmaciones del gobierno nacional, en el lugar donde realmente marchan.

Los registros de inflación del mes de noviembre y los acumulados durante los últimos doce meses dicen, comparativamente, 0,8% y 9,4% para Brasil; 0,5 y 6,3% en Chile. Perú muestra 0,36 y 5,6% y Bolivia, 0,19 y 0,7%, al que por política se le donaron un millón de vacunas astrazenecas.

Están sideralmente mejor que la Argentina, en cuestiones económicas.

Pero como se habrá observado, no hay tasas de inflación de noviembre que lleguen al 1%, ni siquiera a la mitad de la Argentina, ni a la tercera parte.

Y será para ver qué cuento, que mentira del oficialismo, si el índice de diciembre cierra por encima del 3% que proyectan las primeras cifras calculadas por estudios privados.

Casi seguro, si no definitivamente innegable, tendremos entonces una cadena agregada al encadenamiento iniciado en el mes de octubre del año 2020.

Que aumentará a 13 meses con índices mayores al 3%, contra apenas dos por debajo del 3%: y los dibujados vergonzosamente del 2,5% redondos de agosto y noviembre.

En concreto, la tasa anual terminará, muy cómoda, en la zona del 51%.

Dato que nos sitúa entre los tres países con mayor inflación del mundo, otro mérito exclusivo del gobierno de Cristina Elizabet Fernández y Alberto Fernández.

La inflación acumulada desde enero de 2020 señala 95% hasta el último mes de noviembre, y con una marcada tendencia a cerrar el bienio en un 100% cómodo.

Otro triste récord, entramos en zona del 100%, es decir las tres cifras.

Y lo que marca la dimensión del fracaso, es que, pese a que en el mismo período las tarifas de la electricidad y del gas están congeladas o semi congeladas, porque sumaron un flaco 11%.

Y para dimensionar el deterioro de las jubilaciones y salarios, el periodista Alcadio Oña, indicó la triada del desastre económico del gobierno de los Fernández, en una breve y poderosa serie. Que indica las subas de precios de los últimos años.

Los alimentos 105%; los medicamentos, 109% y, con una increíble superioridad, el costo de la ropa y del calzado que rompe todo lo imaginable y golpea con un 154%.

Por eso hay que sacarles la careta, y hablar lo que otros callan.

Cuando se apunta a que la inflación es el gran ajustador de los ingresos y, sobre todo, de las jubilaciones y sueldos, de quienes no tienen cómo ni con qué defenderlos.

Pasados dos años y mirado desde el fin de año, cuesta encontrar algo de eso que el cristinismo y el oficialismo en el gobierno, llama políticas inclusivas.

A pocos programas del fin de noticias en la red, parece que nada cambió, atrás quedaron las luces, el escenario, el papá Noel, todo el ruido, ahora viene la pregunta que seguirá sin respuesta ¿y ahora cómo sigue la historia?.

Dios, Alá,Jehová o en quienes ustedes crean, nos deberá ayudar una vez más, los casos de COVID19 aumentaron en Argentina, con escasa diferencia un 76% en tan solo una semana.

y la tasa de positividad superó la recomendada por la OMS. Nada no asustarse, pero sí ocuparse.

En el país ya se está registrando la semana 10 de incremento sin pausa de los casos de COVID19.

El aumento es de un 275% comparando promedios semanales de los casos diarios reportados desde la primera semana de octubre.

Mientras tanto los datos oficiales indicaban que habían completado su esquema de vacunación con dos dosis 31.812.248 de personas, a pesar de seguir donando vacunas.

Sigue faltando aún, 14 millones de personas en recibir vacunas, algo no está funcionando bien, se equivocaron antes y fallaron, ojalá que no se repita.

Pero la estadística sigue siendo inentendible, confusa, sin razón, fueron 90.775.294 las dosis distribuidas, y solo se aplicaron 73.401.337 vacunas.

¿Dónde están? ¿Qué hacen con los 17.373.957 de vacunas sin aplicar?.

¿Qué esperan para hacerlo?. Sinceramente cuesta entender, porque aquí en Santa Cruz, hay 156 mil vacunas guardadas…

Parece que aún no se entendió, que la única vacuna que vale, es la que se aplica en el brazo del ciudadano…

Que Dios nos ayude o en quienes ustedes crean, muchas gracias.

 

Comments are closed for this post.