La brujería, los hechiceros y los aprendices de brujo, perdieron, en esta primera vuelta.

“No fue magia”, es una construcción dialéctica, que el cristinismo usó demasiadas veces, pero que en realidad, el autor de ella, fue del delincuente confeso y condenado ultra K, José López.

Que la pronunció en una cadena nacional, para complacer a la todopoderosa, en aquel momento Cristina Fernández y que ella, luego usaría.

Hasta que el delincuente de López, fuera descubierto cuando fue a esconder millones de dólares, euros y armas a un monasterio que no era tal, con monjas que tampoco eran reales.

Si No se trataba de una congregación de oportunistas eclesiásticos, como él.

Es más que obvio, que no fue hechicería, el desgobierno, la ausencia de un esquema de gobierno desde que llegaron al poder en el mes de diciembre de 2019.

Tuvieron tiempo de pensar en algo hasta que en marzo del 2020, se les ocurrió o no supieron pensar en otra alternativa cerrar, todo.

La economía, la vida de los ciudadanos, cuando los contagios eran escasos y las muertes mininas.

Ahora a casi 20 meses, los muertos son 113 mil y los contagios más de 5,3 millones y se cierne sobre nuestras cabezas la variante Delta, que causa estragos en los EE.UU.

Que tienen un porcentaje de vacunación, que tal vez la Argentina lo logre a fines del 2022, porque se decidió jugar a la política partidaria y al comunismo con las vacunas rusas y chinas.

Lamentablemente ahora las más poderosas y eficientes, llegan, pero para cientos de miles ya es tarde, y todavía quedan millones sin vacunarse.

Mientras que ellos, cuando las vacunas se contaban con los dedos de una mano, se las robaron para aplicárselas entre ellos y sus alcahuetes.

No fue tampoco práctica de ciencias ocultas el aumento de la pobreza y la indigencia, y el aumento de planes, que no solo condicionan voluntades, que ya se vio no anclan decisiones ni votos.

Que lamentablemente, se transformaran en condición necesaria del ajuste, que vendrá, por las malas políticas económicas y públicas.

Que han permitido dejar hacer Cristina Fernández y Alberto Fernández, sin razonar que el desastre más temprano que tarde llegaría, una vez que se levantara el velo de las cuarentenas y las restricciones eternas. Que ellos no cumplieron jamás.

El resultado de las PASO, definitivamente no fue magia, ni en el gobierno nacional, ni en el gobierno de Santa Cruz, sino en todo caso, son las consecuencias lógicas a tanto descontrol, corrupción e impunidad desde el poder.

Aquí en ciudad gótica, desde la municipalidad, se creyó que se podía hacer y deshacer todo a su libre capricho, con un relato, rodeado de mística social falsa.

Y lo único que tuvo para exhibir al ciudadanos votante, de la gestión municipal, fue haber tomado la iniciativa, -que era una obligación ante la emergencia sanitaria-, de vacunar ciudadanos.

En forma rápida y eficaz, hasta que la política mediocre, comenzó a usar la máquina de impedir y se anuló la posibilidad de dar turnos independientes, y comenzaron con una campaña de cercanía.

Seguramente, y para buscar ser benévolo con el comentario, el intendente de ciudad gótica, Río Gallegos, cayó en el juego de respaldar a la provincia.

Que seguía con sus caprichos de mala gestión sanitaria, y que para conseguir votos, unos días antes de las elecciones, inventó la cercanía barrial, cuando en casi dos años, nunca se había hecho.

Concluyentemente falló la estrategia, el intendente, sacrificó a un delfín –dicho, con todo respeto- de su propio gabinete, para que secundara, a un impresentable don nadie, de candidato a diputado nacional.

Y ahora, con la derrota de las PASO, todo está deslucido, rifo un supuesto capital de votantes y aspiraciones políticas.

El alcalde de ciudad gótica, decía interpretar al ciudadano, y evidentemente fue lo contrario, tal vez tenga tiempo de tomar medidas, pedir renuncias y decidirse a jugar a la política y no ser uno más de la majada.

Cierto es que las PASO, son eso mismo, un paso hacia las elecciones del 14 de noviembre, pero no menos cierto es que el que perdió, difícilmente pueda remontar.

Siempre o casi siempre, el resultado, no solo dejó de ser adverso, para el que fracasó, sino que termina siendo más aplastante aún.

Del otro lado de la vereda, está la oposición de Cambia Santa Cruz, con una triada, que tal vez, pueda conseguir, ese ansiado cambio de dirección.

Porque hasta el momento, solo fue una interna y una expresión de la opinión pública, recién después de las medianoche del 14 de noviembre se sabrá, si vuelve a funcionar la República.

Con los equilibrios en el Senado y en la Cámara de Diputados, hasta ese instante, todo puede cambiar, todos podrían renunciar, y hasta se corre el peligro de una catástrofe institucional.

Si desde el oficialismo, Cristina Fernándezy Alberto Fernández deciden seguir peleando por las facciones de poder y dinero.

Seguramente el poder impune, extraña la cadena nacional, porque según decían era para contar, lo que la cadena ilegal les quería ocultar.

El Gral. Juan Domingo Perón decía: “Contra los medios gané; con los medios, perdí”.

La frase de Perón encerraba un intenso conocimiento, que siempre fue despreciado por el kirchnerismo y el cristinismo.

Y es que el componente que decide el rumbo de un país, no es la concentración en el Estado de los medios, ya sean radios, tv, diarios o sitios ahora de internet, sino es más básico.

Y está fuera del alcance, y es el inconsciente colectivo, la opinión subterránea de los ciudadanos de a pie. Este es sin duda el factor decisivo en una sociedad.

Los medios de comunicación que la interpretan, reciben el favor de la audiencia. Los que no saben interpretarla quedan afuera, por más que cuenten con una lluvia de pautas o subsidios nacionales, provinciales o municipales.

¿De qué le vale entonces que el gobierno, en sus tres niveles, acumule a todos los medios posibles, si pierde en el camino la opinión auténtica de los ciudadanos?.

La muestra de ellos, se terminó de confirmar en las PASO, con el control de la gran mayoría de los medios, salvo algunas pequeñas excepciones, perdieron en 17 provincias.

Y lo notorio fue en la provincia de Bs As, donde la penetración de los medios afines, es total y absoluta.

Aquí, en ciudad gótica, Río Gallegos, y en toda Santa Cruz, son pocos los medios críticos y no controlados por la pauta oficial.

Así todo con la ubicuidad que les da tener el control absoluto, perdieron las elecciones, con la billetera llena en sus manos.

Tenía razón, el Gral. Perón, al que no leen, no escucharon, porque en el fondo, no son, lo que dicen ser, se aprovechan de un sello, ya casi extinto.

Por eso en estos días, la frase, cobra una actualidad insólita… “Contra los medios gané; con los medios, perdí”.

Finalmente, Vuelvo a ciudad gótica, Río Gallegos, para la quiniela de turnos, hay que ir, a la página del gobierno provincial, www.santacruz.gob.ar/vacunarparaprevenir

Hasta este momento llegaron 423.356 vacunas. Y aplico de la 1er dosis, 203.864 y de 2da dosis, 129.456. Desde el año pasado se vacunaron a 331.453 personas. 

Hay guardadas, en Santa Cruz, en este momento, conforme al monitor de vacunación, del ministerio de salud de la nación, 90.036 vacunas.

Se aplicaron desde la última actualización aproximadamente 1.800 vacunas.

La provincia de Santa Cruz registra 982 muertes atribuidas a COVID19, desde que comenzó la pandemia.

Y el Ministerio de Salud de la nación consigna, que son ya 113.816 los muertos en todo el país. (Hoy 176).

Finalmente, habría que aceptar, sin ser tan necios de la realidad, que los porcentajes de participación en la pandemia, fueron aceptables.

Francamente, se suponía que la gente por temor al virus, no iría votar, y no fue así, considerando que hay 5,3 millones de contagiados y más de 113 mil muertos.

Podría haber sido ínfimamente menor la cantidad de votos emitidos.

Y así mismo considerar, que el voto en blanco es una herramienta, discutible, -sin duda- pero no así aquel voto nulo intencionalmente, porque es un acto de cobardía cívica.

Hacerse el presunto simpático, poniendo cualquier cosa en lugar de una boleta.

El ciudadano, está en su derecho de ejercer o no su obligación, pero de ninguna manera puede justificarse la estupidez, de molestarse en ir a votar y poner cualquier bobada anónima.

Porque de eso se trata, ocultarse y no dar la cara, y dejar dentro del sobre, un papel que nadie leerá e irá a la basura, cabría, en todo caso pedir a los que no tiene el valor de votar positivo.

Recomendarles, que se queden en su casa y esperen, que el resto de la ciudadanía, haga el trabajo cívico, que él, por miedo no quiere afrontar su responsabilidad.

Que Dios nos ayude o en quien ustedes crean, muchas gracias.

Accede al audio, o texto de la editorial del periodista Oscar Muñoz del martes 14 de septiembre de 2021.

Comments are closed for this post.