Esta es una cuestión entre una empresa privada, el gremio y el ministerio de trabajo.

Se han retirado, tenemos las bengalas, ahora viene un proceso de limpieza, ver los empleados. Muchos se retiraron porque las bengalas en algunos casos impedía respirar.

Si bien se podía airear, se vivió una situación compleja en principio e inexplicable. Que hayan venido a solicitarle al municipio algo, cuando en realidad el municipio comunicó que, se constató la transferencia de 4 millones de pesos a Maxia antes del ingreso de nuestra gestión.

Que la empresa haya decidido no usar el dinero para pagar los sueldos, y demás, nos parece extraño que el gremio no vaya a solicitarle a la empresa, que diga porque no se privilegio el sueldo de los trabajadores. Esas son decisiones que toma la empresa, nosotros no tenemos nada que ver en principio.

No entendemos porqué, pero si vemos un tinte político, se quiera o no, es una situación que nosotros vemos que nos están enviado los cobradores, por decirlo de alguna manera.

Esta es una cuestión entre una empresa privada, el gremio y el ministerio de trabajo, nosotros en ese diagrama no tenemos nada que ver. El ministerio de trabajo vinieron y constataron el tema de las bengalas y todo lo que había sucedido, se hizo un acta, pero corre por cuenta del ministerio de trabajo.

Nosotros ahora vamos a generar un contralord, nosotros vamos a fiscalizar con respecto al funcionamiento de la empresa, porque nosotros nos debemos a la comunidad. Nosotros tenemos que ver y controlar que la prestación del servicio sea adecuado.

Profesora Celina Mansilla, secretaria de gobierno municipal Río Gallegos.

Comments are closed for this post.