En Santa Cruz, ahora se acabaron las excusas, del gobierno provincial…

La gran novedad, que si bien se esperaba, que ocurriría, algunos pensaron que sería después de las elecciones del 27 de octubre, pero NO.

La CSJN, hace lo que desea y en los tiempos que quiere, es así que la  decisión fue adoptada para las provincias, incluida Santa Cruz, y fue por mayoría, con los votos de Ricardo Lorenzetti, Juan Carlos Maqueda y Horacio Rosatti. En minoría quedó el presidente de la Corte, Carlos Rosenkrantz. Y directamente la juez Elena Highton, no votó.

Lo inoportuno, en todo caso y destacable, es que La Corte Suprema de Justicia estableció que la reducción del IVA y del Impuesto a las Ganancias dispuesta por el gobierno nacional luego de las elecciones primarias, no puede afectar los fondos de coparticipación que corresponden a las provincias.

Cuestión que resulta inobjetable en lo referente a la cuestión jurídica actual, no puede hacer por DNU, habiendo una ley que distribuye los fondos. 

Nada dice sobre el fondo, que benefició a millones de personas que no pagan el IVA en alimentos de la canasta básica, solo se expidió, que quien lo pague no sean las provincias, sino que salga todo del Tesoro nacional, al final, es un cambio de figuritas, como siempre el Estado nacional se hace cargo de todo.

Ganó la corporación política de las provincias, que disfrutaran en sus jurisdicciones de los beneficios de los DNU para atender a los más necesitados, pero no podrán un solo peso para ello.

El fallo –abiertamente en contra del presidente Macri y su gobierno- dispuso cautelarmente que los costos fiscales de la aplicación de los decretos y de las resoluciones generales AFIP sean asumidos con recursos propios del Estado nacional, sin afectar la coparticipación que corresponde a las provincias de Catamarca, Chubut, Entre Ríos, Formosa, La Pampa, La Rioja, Misiones, Salta, San Juan, San Luis, Santa Fe, Santiago del Estero, Tierra del Fuego, Tucumán y por supuesto Santa Cruz.

Al analizar puntualmente el caso de la provincia de Entre Ríos, CSJN hizo referencia a un informe de la Comisión Federal de Impuestos que estimó que las medidas tributarias redundaría en una disminución de aproximadamente $1.000 millones de los recursos, lo que pondría en riesgo el normal funcionamiento de las instituciones provinciales y la atención de las necesidades básicas de su población.

Lejos estaban los discursos públicos y los lamentos de provincias, que reciben cifras multimillonarias y en aumento mes a mes como Santa Cruz, que se vio subida arriba de una ola, que nunca pudo argumentar adecuadamente y que la salvó literalmente el estar en un grupo general de ellas, pero cierto es que fallaron a favor de los reclamantes.

Hubo si un detalle, que refirió el presidente de la CSJN para votar por la negativa, que es interesante pasar revista, aunque sea leída por un neófito, como el que les habla…

El juez Rosenkrantz, pdte del tribunal, votó en minoría por rechazar el planteo. Dijo que primero había que analizar si la provincia estaba habilitada para demandar. Y allí concluyó que “la relación jurídica derivada del régimen de coparticipación entre la Nación y las provincias no otorga a estas últimas derecho ni expectativa alguna respecto de un determinado nivel de recaudación por parte del Estado Nacional, ni tampoco confiere un derecho a que se establezcan determinados impuestos, ni a que determinadas actividades se vean alcanzadas por tal o cual impuesto coparticipable o estén exentas de él”.

Está demasiado claro, pero la mayoría de jueces con otra orientación política, claramente votaron a favor, para asestar otro golpe, por si le faltaran al gobierno del presidente Macri.

Esto desnuda una vez más, que la política, no está solucionando sino en realidad creando problemas, hace 23 años que el congreso debería haber sancionado la ley de coparticipación que se reglamentó en la reforma constitucional del 1994, todavía espera el sueño de los consensos, y ya pasaron gobierno de distinto color político, y todo sigue igual.

Este gobierno actual del pdte Macri, cargó con devolverle lo que había sacado de coparticipación en el gobierno de CFK, las provincias y que era para financiar a la ANSES, de eso ahora tampoco se habla, el que cumplió con el fallo fue este gobierno, que heredó la sentencia de la era K, y podrá decirse cualquier cosa en contrario, desprolijidad, apuro, desesperación por la situación del gobierno de Cambiemos, pero todas las provincias, han recibido como nunca antes en su historia, fondos del gobierno nacional, no en vano la mayoría está con superávit, inclusive Santa Cruz, negarlo esto sería de una necedad supina.

En Santa Cruz, ahora se acabaron las excusas, del gobierno provincial, dicho esto en medio del paro del gremio de los maestros, que siguen reclamando paritarias, para discutir mejoras salariales entre otros puntos, ya no habrá más excusas, lamentos, ni actitudes histriónicas por parte de los funcionarios que concurren a negar todo tipo de recomposición de jubilaciones y salarios.

Se acabó el relato que exhibía hasta hace unos días, ya no pueden hablar de afectaciones, ni mucho menos, a pesar que siguieron aumentado los recursos, mientras hacían todo este circo, en la cadena de la alegría y el ánimo rentada, en más de un 20% de los que recibieron en el mes anterior..

Con lo cual, ya no hay ningún tipo de lugar, a la mentira o a excusas berretas, sino conceden alguna mejora a jubilaciones y sueldos a la comunidad de empleados pública, todo se tornara oscuro y complejo.  

En verdad, la crisis política, económica, el aumento del desempleo y por consiguiente el crecimiento de la pobreza e indigencia, se está dando, mientras es asimilado este nuevo fracaso colectivo de un país que cada tanto, se ve forzado a resetear su economía porque no consigue volverla viable, cada uno a su modo va buscando alternativas, pero jamás en un acuerdo amplio, como hacen la mayoría de los países en la región y el mundo, no se habla de igualdad de ideas, sino de objetivos básicos comunes, que todos respeten, cualquiera sea quien gobierne.

Escribió el periodista Francisco Olivera. El país, que había conseguido duplicar su PBI per cápita en la década siguiente al colapso de 2002, no pudo hacerlo crecer desde 2012 en adelante. Perú consiguió triplicarlo en los últimos 15 años. Ahora es fácil decir que Macri subestimó esta debilidad estructural del mismo modo en que sobreestiman su poder para emprender reformas.

El desacuerdo más grande, quizás de la Argentina, es que sus dirigentes políticos, contabilizan en días problemas que la historia registra en décadas o siglos.

Según detalló el analista económico Damián Di Pace, el nivel pobreza cada Presidente en Democracia, no es una incógnita, ni mucho menos, sino una realidad, de la cual nadie quiere hacerse cargo, hasta inclusive algunos como CF, hicieron desaparecer el instituto de estadísticas, al mejor estilo de Maduro en Venezuela, que mientras la mayoría de la población pasa hambre, él dice  que todo está maravilloso…

Por tanto que nadie, ni radicales, ni peronistas, ni izquierdista y cristinistas, se haga el distraído…

Presidente Alfonsín 1989   39,8 % pobreza

Presidente Menem 1999    26,7 % pobreza

Presidente De La Rúa 2001 35,4 % pobreza

Presidente Duhalde 2003  51,7 % pobreza

Presidente Néstor Kirchner 2006 26,9 % pobreza

CF en promedio 2015 su peor año 30,1 % pobreza

Y ahora el presidente Macri 2019  35,4 % pobreza

Visto estas cifras, nadie, absolutamente nadie, salvo la pavada de CF, de anunciar ante la ONU que “solo” tenía 5% de pobreza, y decirlo en tono irónico e impune, ante el silencio de los pocos que la escuchaban, representantes internacionales, que sabían por la prensa mundial, que estaba manipulando las estadísticas, hacía años…

Problema endémico, la pobreza lo es, no solo por las estadísticas, sino que se ha ido acumulando por capas a lo largo de los últimos años, nunca, repito jamás dejó de haber un cúmulo de al menos 25% de pobres, que en algunos casos se barría bajo la alfombra, con el drama actual, la pregunta es según resultado de las elecciones el temor es que se vuelvan a las viejas prácticas de esconder y manipularlas para sostener el relato populista.

El economista Roberto Cachanosky, da algunas definiciones que sirven para redondear la idea que se pretende dar en este comentario. Dice el economista “Los políticos hablan de la pobreza en Argentina como si hubiese caído en un meteorito. Además empiezan con la sanata de articular políticas de asistencia que propendan a la inclusión social. Todo verso progre para decir que no saben cómo resolverla”…

La frase esconde una realidad incontrastable, todos los que tuvieron responsabilidad presidencial, moderaron el discurso en forma acomodaticia y siguieron sumando y otros sosteniendo siempre la misma cantidad, inventaron las cajas pan, las ayudas sociales, los planes y ahora en la década k los ejércitos de piqueteros y cortadores seriales de calles y rutas.

Se suponía que cambiemos, era eso mismo, un cambio a la forma clientelar de manejar la pobreza y la indigencia y en su lugar se siguió con la PYME de los punteros políticos que manejan a su antojo a cientos de miles de menesterosos que solo se mueven dentro de un plan, desapareció la cultura del trabajo, en un país, donde hace años entre ocupación y subocupación se navega en dos dígitos que son imposibles de hacer bajar.

La última presidencia de CF, cerró un ciclo donde el aumento del empleo público fue utilizado como cobertura de la desocupación, lo mismo ocurrió con intendencias y gobiernos provinciales del todo el país. Crearon una industria de baja calidad, que nada produce como es el empleo público, con sueldos bajo la línea de la pobreza e improductivos, que hacen que la calidad de vida descienda aún más, bajo la idea que solucionan un problema estructural.

Y volviendo a ciudad gótica, termina hoy otro paro del gremio de los maestros, que está pasando, sin pena, ni gloria, solo transcurre, mientras el gobierno de la re electa Alicia Kirchner, hace como si nada pasara, en realidad, esto es lo que ocurre, la capacidad de reacción está en los niveles más bajo de las últimas décadas, a todos le da igual, solo esperan el anuncio de si van a cobrar el sueldo o no, todo lo demás pasa a un segundo plano.

Esto tiene una lógica, el gobierno fue re electo, el apoyo fue indiscutido, con lo cual, todo es tolerado dentro de la lógica militante, los demás, lo que no votaron la reelección, quedan en silencio, no pueden entender lo pasa, mientras tanto, los aspirantes de intendentes o la beca para concejales siguen hablando de una ciudad gótica, Río Gallegos, imaginaria, solo ellos los aspirantes a políticos, ven y prometen que en poco tiempo esta ciudad será comparable a Dubai.

Qué paradoja, no. Tal vez, hace una década atrás, la ciudad estaba mucho mejor, podía ser transitada sin caer en varios pozos o cráteres lunares a la vez, había plazas, y hasta su limpieza demostraba civilización, ya no existe más, ni siquiera en recuerdo, se ha convertido en una ciudad capital fantasma, que cuando sopla algo de viento vuelan la tierra y la basura, y cuando llueve, se inunda todo con una mezcla de agua de lluvia y de cloacas… ¿Que pueden prometer estos aspirantes a obtener una beca de intendente o de concejales? ¿Cambiar su vida por un sueldo alto y algo de poder?  Sin dudas, seguimos siendo un pueblo chico, que cada vez, se acerca más aquella frase popular, pueblo chico, infierno grande…  

Que Dios nos ayude…

Comments are closed for this post.