El voto sirvió, se acabó la hegemonía en el Congreso. (Por un rato)

Los especialistas en opinión política, -no este periodista- examinan la penosa conducta alcanzada por el supuesto presidencial Máximo Kirchner, jefe del bloque oficialista en la Cámara de Diputados.

Exegeta fiel de la ideología K de su jefe supremo y madre, la preocupación es mucho mayor.

Ya está descontado que lo hecho en la sesión de Diputados no fue un exabrupto.

Sino una decisión pensada, que golpeó en la mandíbula al pdte Alberto Fernández y su socio y mentor, Sergio Massa, presidente de la cámara de diputados.

Que por si alguien olvido, son dos de las tres patas en que se funda a la autodenominada alianza del Frente de Todos.

El recurso de culpar a la oposición no tiene repercusión.

Que hayan votado, Juntos por el Cambio, la izquierda filo k, los partidos del resto del país, que viven de los sobres del gobierno nacional y la derecha libertaria.

Da por tierra esa supuesta confabulación, todos entendieron que no se podía votar este desastre económico, que proponía el gobierno del pdte con lapicera Alberto Fernández.

Así, una vez más, pero, sin otra carta en redes sociales destituyente de Cristina Elizabet Fenández, quedó más quedó en claro y expuesta, la fractura entre la fábula oficial y la realidad.

El Gobierno de Alberto Fernández, precisaba un presupuesto como señal para el FMI y a último momento, desde la propia línea central del cristinismo, salió el discurso que marcaría la ruptura política.

Aunque no lo demuestren en el oficialismo, se nota que quedan debilitados para el tramo final de una negociación que se dilata más allá de lo pronosticado.

Y como dice el último informe de la consultora Equilibra, sobre el hipotético programa de perdón del FMI y el gobierno nacional, el demonio está en la letra pequeña.

No solo en la ligereza y la dimensión del ajuste fiscal, sino también qué sector de la sociedad tendrá que financiarlo.

Es decir, cuáles serán los ciudadanos de a pie, sobre los cuales, caerá nuevamente, el mayor esfuerzo y sufrimientos a padecer.

Como es de manual, el cristinismo, y el Instituto Patria, le echan la culpa de todo lo que se les ocurre, a la oposición y a los medios, pero no logran ya el impacto que desean. Solo el núcleo duro les cree.

Es increíble que sean tan elementales, básicos en su proceder, siguen sin entender que perdieron dos elecciones consecutivas, por paliza, y que ahora perdieron la hegemonía en el Congreso.

Y no fue por mérito de la oposición, acaso no por errores forzados, sino los propios.

Al margen de la política, un default o cesación de pagos con el FMI tendría secuelas maléficas para el país.

Crecería aún más la suspicacia en el peso nacional, y por ende, la presión sobre el dólar se tornaría intolerable.

Ergo, habría una corrida sobre los depósitos en dólares y no solo caería fuerte el nivel de reservas del Banco Central, sino que también se perdería un medio para la prefinanciación de exportaciones.

El sector productivo seguiría con dificultades y el crecimiento del riesgo país espantaría a cualquier inversor para actividades productivas.

Se dificultaría y encarecería la llegada de insumos y piezas importados para el sector industrial.

Y como dato de color, podría dificultarse, aún más el uso en el exterior de tarjetas de crédito emitidas por bancos argentinos.

Y hasta las operadoras de telefonía argentinas hallarían inconvenientes para garantizar a sus clientes locales la utilización de servicios de roaming en países extranjeros.

Y como dice el economista Carlos Melconian, en forma coloquial.

“Un acuerdo con el FMI no nos va a estimular, pero si no lo firmamos nos iremos a los caños”.

Cuando el relato es más importante que la gestión no cabe esperar milagros.

Solo resta saber cuántas veces más seguirán Cristina Elizabet Fernández y Máximo Kirchner, actuando como el escorpión.

Que según la conocida fábula, pica a la rana en medio del río, sin importarle las consecuencias de su acto, ni dañarse a sí mismo.

Está en su naturaleza, escribió con ironía el periodista Fernando Laborda.

Y aunque parezca extraño, lo que se votó, recién ahora se notó.

El Congreso resultó ser la caja de resonancia del aplastante resultado de las PASO y las generales del 14 de noviembre.

Después de mucho tiempo, del descrédito de la hegemonía política todopoderosa, el parlamento dio su veredicto, y ahora ya no será una escribanía.

Sin ejercicio democrático y sin contrapesos, algo que aquí en Santa Cruz, lo saben todos de memoria.

Con el porcentaje de votos que tiene la oposición, sólo conserva insignificantes cuatro bancas, sobre 24, es decir, todo hecho a medida de los K, la democracia aquí es solo un nombre.

Sigo insistiendo en estos últimos programas, consulten, acérquense al Complejo Cultural, y pregunten para vacunarse, por el refuerzo.

Hay cientos de miles de vacunas en Santa Cruz, por eso vean www.santacruz.gob.ar/vacunarparaprevenir

Hasta este momento llegaron 706.437 vacunas.

Y aplico de la 1er dosis -283.084 y de 2da\3ra dosis y refuerzo -233.747.

Desde el año pasado se vacunó a -552.877. personas.

En Santa Cruz, hay guardadas según el monitor de vacunación, del ministerio de salud de la nación, -153.560 vacunas.

Y extraoficialmente, se aplicaron desde la última actualización aproximadamente (2724).

La provincia de Santa Cruz registra 988 muertes atribuidas a COVID19, desde que comenzó la pandemia.

Y el Ministerio de Salud de la nación consigna, que son ya 116.953 los muertos en todo el país. (hoy 23).

Cerca del fin de año, siguen apareciendo en la red, informes económicos, y tristemente todos auguran que será difícil brindar por un año mejor, al contrario, todo indica que será peor.

El banco de inversiones Goldman Sachs, que es uno de los grupos de banca de inversión y de valores más grande del mundo.

Fue fundado en 1869 y tiene su sede central en Nueva York, EE.UU.

Vaticinó que en el bienio 2022-2023, se espera que la economía Argentina enfrenta vientos en contra debido a la acumulación de desequilibrios macroeconómicos.

Financieros, distorsiones crecientes y asignación ineficiente de recursos, que en buen castellano rioplatense, es el Estado populista. Gasta demasiado, mal y no se corresponde a lo que recauda.

Además, el informe de Goldman Sachs, plantea que el FMI enfrenta importantes dificultades para su reputación, si llegara a suscribir un nuevo programa con el gobierno de Argentina.

Ya sea un programa rápido o completo, dado el alto riesgo de fallas e incumplimientos repetidos.

Tal vez sirva como ejemplo, en donde estamos y cómo nos consideran en el mundo.

Uruguay resultó ser el primer país de la región en unirse al sistema del certificado Covid que implementa la Unión Europea y por si fuera poco es el quinto, fuera de la UE.

Que adquiere ese privilegio diplomático-sanitario. Sencillamente, como nos ven, nos tratan.

Y para finalizar, qué mejor ejemplo que el Dr Marcos Novaro, que describe a nuestros gobernantes, nacionales, provinciales y municipales.

En todos lados de la tierra, la política es a veces más, a veces menos, además de gestión de los asuntos habituales, lucha por el poder.

Capacidad de formular ideas y orientar la historia de las naciones, que termina frecuentemente en puro show.

Podría decirse, gestores de un espectáculo que entretiene, pero en realidad, los políticos actúan personajes, que en ocasiones poco o nada tienen que ver con lo que hacen en el ejercicio de sus cargos.

Y lamentablemente se nota, ya terminado el espectáculo, como sabíamos, ahora estamos en el día después, nada cambió, y todo sigue peor.

Que Dios nos ayude o en quienes ustedes crean, muchas gracias.

Accede a la editorial del periodista Oscar Muñoz. martes 21 de diciembre de 2021.

 

Comments are closed for this post.