“Aquel que desee engañar, siempre encontrará a alguien que desea ser engañado”.

La mentira es moralmente condenable. ¿Pero es, políticamente útil a sus fines? Algunos dicen que si otros en lo que me incluyo decimos que no. Se ha escuchado y leído durante años: “Miente, miente, miente, que algo quedará”, según rezaba la fórmula mil veces repetida la dictadura de Hitler.

O “cuanto más grande sea una mentira, tanto más fácilmente caerá en ella la muchedumbre del pueblo”. Nicolás Maquiavelo, por su parte observó que el mundo político, es el mundo de las apariencias, y no el de la realidad.

Decir que el ex fpv, la cámpora o kolina mienten, no sería nada nuevo ni desconocido, son los artífices de la retórica barata y populista sumado al auto bombo…

Se conoció por estar horas que son solo son cuatro las regiones donde la pobreza aumentó en la última parte del año 2017 en comparación con el año anterior. Se trata de Río Gallegos, con 5,1 puntos porcentuales, el gran Resistencia, con 4,7, Ushuaia con el 1,7 y Posadas con el 0,6, todas tiene una particularidad, son gobernadas por el ex fpv, enfundados y mimetizados en el peronismo.

“Mentir es decir lo contrario de lo que se sabe”. El fin de la mentira es engañar, “dando a la mentira apariencia de verdad”. También cabe apuntar aquí que al “engañarse” a uno mismo, que es “cerrar los ojos a la verdad por ser más grato el error”.

Veamos los datos del INDEC presentados en esta horas y que corresponden al  Segundo semestre del año 2017…

El porcentaje de hogares por debajo de la línea de pobreza es del 17,9%; estos comprenden, el 25,7% de las personas. Dentro de este conjunto se distingue un 3,5% de hogares indigentes que incluyen el 4,8% de las personas.

Los indicadores mencionados registran una disminución de la pobreza y la indigencia con respecto al primer semestre del 2017 y los consignados en el segundo semestre de 2016.

Los resultados se construyen y provienen de la información de la Encuesta Permanente de Hogares y la valorización de la canasta básica alimentaria y de la canasta básica total.

La población total de los 31 aglomerados es de 27.593.207 personas y está constituida en 9.015.058 hogares. Los porcentajes presentados significan que durante el segundo semestre de 2017, se encuentran por debajo de la línea de pobreza 1.611.001 hogares, los cuales incluyen 7.079.764 personas.

En ese conjunto, 316.350 hogares se encuentran a su vez, bajo la línea de indigencia, e incluyen a 1.323.747 personas que son indigentes.

La medición de la pobreza con el método de la “línea de pobreza” consiste en establecer, a partir de los ingresos de los hogares, si estos tienen capacidad de satisfacer –por medio de la compra de bienes y servicios– un conjunto de necesidades alimentarias y no alimentarias consideradas esenciales.

Hay datos de la cruda realidad, la medición de la pobreza e indigencia, muestran que el proyecto nac&pop del ex fpv, la cámpora y kolina, hizo que aumentaran los índices en forma alarmante, además hay que considerar que solo se midió Río gallegos, que si fuera en toda la provincia la realidad sería durísima, mucho peor que lo publicado por el INDEC.

La mentira, ¿siempre tiene “patas cortas”? fue un artículo del periodista y abogado Mariano Grondona, que en el apogeo de su profesión y escribió en del junio del año 2007.

Como premonitorio escribió sobre la falsedad de los gobiernos, de los políticos… Falta explicar lo que podríamos llamar la “notoriedad” de la mentira. ¿Por qué caemos tan fácilmente en ella, la mentira? Quizá la explicación reside en la alusión del diccionario al verbo “engañarse”.

Que no es más ni menos, hacerle creer a otro ciudadano por medio de palabras, acciones, etc., lo que no es verdad.

A veces cerramos los ojos frente a la verdad. Nicolás Maquiavelo escribió que “aquel que desee engañar, siempre encontrará a alguien que desea ser engañado”.

Lo concreto es que según el INDEC: Salieron 1,9 millones de personas de la pobreza, que cayó al 25,7%, es decir retrocedió casi 5 puntos, pero afecta aun a 11,4 millones de personas; la indigencia, en tanto se redujo al 4,8%.

Esto significa que si se proyecta más allá de los 31 aglomerados que releva el Indec, la población total -incluyendo a la población rural- que sufre este flagelo llega a los 11,4 millones.

La indigencia en tanto se redujo al 4,8% y afecta a 2,1 millones de argentinos. Otro punto grave que el 39,7% de los chicos menores de 14 años son pobres o indigentes.

Y lo que es peor de todo, en que Río Gallegos, en uno de los centros urbanos que integran el triste ranking de haber aumentado el forma alarmante la pobreza y la indigencia, que de medirse la totalidad de la provincia, seguramente ocuparemos uno de los primeros lugares, sino el primero.

Todo es una muestra cabal del desastre de la administración de Alicia Kirchner y la continuidad del proyecto nac&pop de la cámpora, kolina y el ex fpv…

Que Dios no ayude…  

Comments are closed for this post.