Ante la tragedia, al menos deberían haber pedido perdón…

La provincia de Santa Cruz registra, 931 muertes atribuidas a COVID19, desde que comenzó la pandemia: 421 en Río Gallegos,51 El Calafate, 207 Caleta Olivia, 2 Cañadón Seco, 1 Fitz Roy,31 Puerto San Julián,28 Río Turbio,41 Pico Truncado, 2 Koluel Kaike,12 Puerto Santa Cruz,12 Perito Moreno,21 Piedrabuena,13 en 28 de Noviembre, 40 Puerto Deseado,33 Las Heras, 3 Gdor Gregores,8 Los Antiguos,1 Tres Lagos y 4 El Chaltén.

El Ministerio de Salud de la nación consignaba, que son ya 100.695 los muertos en todo el país. Hoy 455. 

Veamos. Para saber quiénes y cómo se pueden vacunar en la ciudad, tienen que dirigirse al sitio oficial www.santacruz.gob.ar/vacunarparaprevenir o la de la municipalidad de Río Gallegos que es www.riogallegos.gov.ar 

Hasta este momento llegaron 231.106 vacunas. Y aplico de la 1er dosis 154.562 y de 2da dosis 43.804. Desde el año pasado se vacunó a 198.366 personas. Hay en stock en este momento, conforme al monitor de vacunación del ministerio de salud de la nación 32.770 vacunas.  

Y se aplicaron desde la última actualización se aplicaron aproximadamente (3.208).

Lo que no hay que olvidar, así la campaña del gobierno nacional y las artimañas locales, lo intenten disimular, la Argentina superó los 100 mil muertos por COVID tras 495 días de registrar el primer fallecido.

Ya es tarde, para todo, el gobierno nacional o el de Santa Cruz, en su trágica escala de 931 muertos se blindó, y perdió lo último que le quedaba de vergüenza. 

A nadie parece importarle, no hubo renuncias, ni pedido público de perdón…aunque más no fuera, la sociedad, los familiares, los cientos de miles que lloran a sus muertos, hubieran agradecido, un pedido de disculpas, del presidente de la nación, del gobernador de Santa Cruz. Pero claro, es demasiado pedir, decencia a quien, carece de ella.

La Argentina de los más de 100.000 muertos por coronavirus, pasó a ser el séptimo país que está séptimo, a nivel mundial en el promedio semanal de muertes. Si se toma desde el inicio de la pandemia, ocupa el puesto número 11 del mundo, con 2.204 fallecidos por millón de habitantes. Siendo, muy indulgentes solo 15,1% de la población adulta cuenta con el esquema completo de vacunación, es decir las dos dosis, en la Sputnik componente uno, y la que escasea, la número dos, o para el caso, segunda aplicación de la vacuna, Astrazeneca o Sinopharm.

En la última semana, murieron 2826 personas en Argentina atribuidas solo al virus. El promedio diario fue de 403 muertes. De acuerdo a los datos internacionales de la Universidad Johns Hopkins y de Our World in Data, en los últimos siete días, fallecieron en el país 8.4 personas, de cada millón de habitantes. 

En este “ranking”, triste de Argentina, solo quedó debajo de Namibia (22.49), Tunes (12.69), Surinam (10.23), Colombia (9.31), Paraguay (9.27) y las Islas de Seychelles, conocidas por los corruptos locales (8,72, con una población estimada de menos de 100.000 habitantes).

En el acumulado desde el inicio de la pandemia en marzo del año pasado, la Argentina ocupa, con 2204 muertos por millón de habitantes, el puesto 11 del mundo con más fallecidos. Y en la región sólo quedó detrás de Perú (con 5898 por millón), Brasil (2.520), y Colombia (2227). Todo muy triste, sin que nadie se haga cargo en el oficialismo. 

Los facinerosos, apañados por el poder como el ex ministro echado por nada, porque según sigue insistiendo, el pdte Fernández, todo fue espectacular, como llevo la pandemia y los vacunatorios VIP, Ginés González García, decía hace un año y medio atrás: “No, hasta ahora no tenemos ninguna posibilidad que no sea un caso importado”. Y poco después, aumentó la apuesta y dijo: “Estoy mucho más preocupado hoy por el dengue en la Argentina que por el coronavirus”. Sigue libre, vino de paseo por Barcelona, y fue tratado VIP en Ezeiza, sin control, ni cuarentena.

También vale recordar, que el mismo presidente Alberto Fernández dio una inexistente receta para combatir el covid19, el 12 de marzo de 2020, cuando en una entrevista con Radio Mitre, prescribió indicando: “Según dicen todos los informes médicos del mundo, muere el covid19 a los 26 grados. Es decir-. Dijo sin ponerse colorado el presidente de la nación, “El calor mata el virus…”. 

Tampoco hasta ahora el Pdte. Fernández, pidió disculpas, por haber dicho esta y otras tantas boberías, aunque considerando los más de 100 mil muertos, ya dejó de ser una tontería, para ser al menos una negligencia grave. 

Solo con marcar una vez más, la frase del presidente, que ahora es su profecía que lo marcara como el gobernante de la tragedia Argentina, cuando dijo:  “Prefiero tener un 10% más de pobres que 100 mil muertos en la Argentina”.

A poco más o menos, de quinientos días desde el inicio de la pandemia, el semanario británico The Economist ubicó, otra vez, a la Argentina en los últimos puestos de su “índice de normalidad global” que mide el nivel de actividad registrado en el marco de la pandemia del coronavirus en las principales economías, en donde el informe que cubre 50 de las economías más grandes del mundo, que juntas representan el 90% del PIB mundial y el 76% de la población, mundial.

El índice de normalidad global mide el nivel de actividad en torno al consumo, el tiempo fuera de las viviendas, el uso de oficinas, vuelos, las actividades recreativas, los deportes y transporte público, entre otros. Se trata de una evaluación respecto de cómo se encuentra cada nación y su nivel de actividad, a un año y medio del brote de Covid-19.

En tanto, la Argentina, sobre 50, se encuentra en el lugar 45, tan solo superada en su “mala evaluación” por Vietnam, Chile, India, Taiwán y Malasia, en ese orden. 

Y a nivel regional, México lleva la delantera ocupando el puesto número 10, y le sigue Colombia en el 29. Brasil está apenas mejor que Argentina y se ubica en el puesto 37, mientras que Perú en el 42. 

Lo llamativo es el caso de la primera potencia mundial, Estados Unidos, que fue ubicada en el escalón número 20 pese al avance registrado en cuanto a la vacunación.

En tanto aquí en ciudad gótica, Río Gallegos, todo se vio alterado, aunque en realidad, solo fue unos minutos, porque inmediatamente, comenzaron en la cadena de la alegría y el ánimo, rentada, y sus seguidores, frenéticas llamadas, para tratar de conseguir propaganda política para las PASO, de septiembre, si es que nada extraño ocurre.

Se inscribieron para participar ellas, que vale aclarar, son solo precandidatos, los viejos conocidos por la majada ovejuna santacruceña, hablo del Frente de Todos, es decir la Cámpora y el cristinismo.

En tanto apareció con remozado nombre la oposición que pasó a denominarse “Cambia Santa Cruz”, la cual deberá realizar seguramente la campaña más fácil de la historia provincial, frente a las barbaridades cometidas, ya en carácter de tragedia en la pandemia, del gobierno nacional, y su acólito el gobierno de la provincia.

Se anotó, como es habitual, el repetido Frente de Izquierda y la única novedad –si es que se la puede denominar así, o es simplemente una rústica operación electoral, para luego sumar como siempre al oficialismo,  habló de la versión k camuflada que ahora en una posición pseudo independiente, aunque son levantamos k, es el partido provincial, “Somos Energía para Renovar Santa Cruz” agrupación del gremialista petrolero, que para anunciarlo puso el mástil más alto del planeta –dicen las crónicas pagas- de 75 mts, a quien, ahora, muchos persiguen buscando su billetera, más que escuchar su discurso camaleónico. 

En síntesis, nada nuevo, una vez más, la consigna, es categórica, estamos a pocas bancas de ser Venezuela, con lo cual, será fácil la elección por quien votar, sencillamente, porque se conoce perfectamente, a quien no se debe votar.

Que Dios nos ayude o en quien ustedes crean, muchas gracias.

Ingresa, podés leer o escuchar la Editorial del periodista Oscar Muñoz del jueves 15 de julio del 2021.

Comments are closed for this post.