Alberto Fernández no desilusiona. Solo cada día confirma.

De repente, entendí, lo que pasa, mejor dicho, lo de la incertidumbre y la angustia, de no saber que pasara. El presidente electo Alberto Fernández no desilusiona. Solo cada día confirma, que es lo que piensa, que hará, como lo hará y con quienes, ya no importa los nombres, la Argentina girara, hacia la izquierda del continente. Lo dijo, no es una suposición, es información, no especulación de un periodista.

El siempre prolífico en comentarios y explicaciones técnicas, sobre la economía, Roberto Cachanosky, dejo un posteo en las redes sociales, que llamó mi atención.., porque decía:

“No sé de qué se queja el peronismo k de la economía que van a recibir si el gasto consolidado que le dejan es igual al que dejaron ellos. Ellos no tenían financiamiento externo, las tarifas estaban atrasadas, había cepo y el tipo de cambio estaba atrasado”.

“La pobreza no la pueden comparar porque dejaron de medirla, para no estigmatizar a los pobres, y la inflación tampoco porque el INDEC estaba intervenido por Guillermo Moreno y Kicillof. Los mayores intereses de la deuda que deja cambiemos se compensan con el gasto en subsidios que dejaron los k.

En 2015 entre los subsidios económicos para tener tarifas artificialmente baratas e intereses de la deuda el cristinismo gastaba 6,3% del PBI y la suma de ambos conceptos con Cambiemos es de 5,9%. Están empatados.

Con esto no digo que Cambiemos hizo una gestión económica mejor que la de CF, sólo como metáfora, que el auto lo reciben como lo dejaron: con el tanque de combustible vacío”…

Todo es tan contundente como impactante, fuera de la letra para la tribuna, las estadísticas y los cuadros técnicos, describen, que son casi lo mismo, salvo una diferencia, el kirchnerismo y el cristinismo, estuvieron más de 12 años en el poder, y Macri, recibió la década ganada y solo tuvo menos de cuatro años para enderezar la República, uno lo logró, el otro punto la economía no. De todas formas no es igual lo que entregaron, que lo que reciben.

Casi simultáneamente, en ciudad gótica, se anuncia, que el 11 de diciembre habrá un gran show político, con conferencia de prensa incluida, donde se indicará en qué estado reciben la intendencia del ex Cambiemos de Santa Cruz.

Tal vez sea una demostración más, que aquellos que lideraron la oposición, aparte de dejar que la ciudad como una pista de 4X4, ni siquiera sinceraron como la recibieron, ahora por su manifiesta ineptitud, lo llevará a sufrir aparte de la derrota electoral, la confirmación social, que no hicieron nada bien en estos casi cuatro años de administración municipal.

Pero vamos a lo importante, lo local, es casi intrascendente, y predecible.

Nada de lo que está diciendo desde el círculo del presidente electo, en la transición nacional, es igual, a otro comentario, con lo cual la incertidumbre, va creciendo, probablemente a la angustia, en las cosas por venir..

El economista Augusto Costa, ex secretario de Comercio Interior del gobierno del cf, fue terminante,  afirmó que bajar la inflación será “un proceso que lleve todo el gobierno de Alberto Fernández”, y que “bajar 20 puntos la inflación en un año es una meta exigente”.

Dicho esto, todo lo que se dijo en la campaña y posteriormente, va directamente al tacho, quien dice 20% de inflación, dice en el mejor de los casos 35% o más.

No hay diagnóstico, hasta ahora, y mucho menos medidas inteligentes y decididas. Se terminó la excusa, que decía que no podían descubrir medidas pues las podían tomar desde otros partidos, ahora, ganaron, son solo ellos, los que gestionan.

Se está escuchando, lo que nunca se dijo antes desde el cristinismo, “Argentina tiene -una economía muy vulnerable-, pero –intentando calmar miedos- dicen que no ve un riesgo de hiperinflación y que es necesario que el próximo Gobierno de AF deberá tener una “política consistente” y “metas cumplibles” para mostrar un camino de previsibilidad.

El reconocimiento en voz, baja fuera del discurso destituyente de campaña, es totalmente diferente: “Bajar la inflación de los niveles actuales a más razonables no se va a lograr de un día para el otro, es un problema muy complejo que hay que resolver con mucho cuidado”.

Va a cerrar con una inflación en niveles del 55% el año 2019, por tanto bajar en un año 20 puntos la inflación, será una meta exigente. Improbable, pero no imposible.

Alberto Fernández no desilusiona. Solo cada día confirma.

No deseo dejar pasar, porque soy corporativo, el avance ya desmedido, que hay contra el periodismo crítico, las amenazas se repiten, la Conadep de periodistas, ya está en marcha, por resolución del juez ultra k Ramos Padilla, y por muchos voceros del nuevo gobierno, que se adelantan a condenar al periodismo, por hacer su trabajo.

Describía esta situación acertadamente el periodista Joaquín Morales Solá. Hugo Moyano está dispuesto a poner en marcha el Ministerio de la Venganza. Él mismo anticipó este proyecto, hace varios meses, y se propuso como titular de la nueva cartera.

Y está dispuesto a empezar por el periodismo. Moyano está siendo investigado por la Justicia por asociación ilícita, lavado de dinero y evasión impositiva.

Es una de las figuras más impopulares de la política, pero tal vez eso sea lo que menos le importa. Tiene el control del sindicato de camioneros, que puede desabastecer al país en 48 horas.

Moyano no necesita que lo aplaudan; le basta con que le teman. Hasta sus socios sindicales son muy pocos, porque fue el único titular de la CGT que usó ese cargo para fortalecer su propio gremio.

El periodismo y los jueces son su eterna obsesión. Inmovilizado por un tiempo, cree que todos sus problemas se resolverán con una llamada del presidente (electo, en este caso) a jueces y medios periodísticos amigos de la cadena de la alegría y el ánimo rentada k..

La nueva propuesta de Moyano es, como siempre, sembrar temor. Le aconsejó públicamente a Alberto Fernández que investigara a “algunos periodistas” (no dijo a quiénes) que le hicieron “mucho daño” en los últimos años.

El “daño” es haber contado, misión esencial del periodismo, los avatares de sus causas judiciales. En tales expedientes hay arrepentidos y escuchas telefónicas; ambos deben ser todavía convalidados por la Justicia.

El periodismo no necesita ser investigado. Basta con el escrutinio diario al que se somete frente a lectores, oyentes y televidentes.

Pero Moyano, que tiene en los genes los modos de la más dura derecha peronista (donde nació a la vida pública), creyó siempre que el periodismo es un instrumento de intereses poderosos.

Una mera marioneta. No es casual que se haya reconciliado tan fácilmente con CF, que al fin y al cabo, y aunque con otra biografía política, piensa lo mismo que el líder camionero.

Alberto Fernández no debería dejar pasar esta oportunidad para expresarse sobre esos proyectos que afectan al periodismo. El presidente electo prometió que sería respetuoso del periodismo, sin distinciones, y algo hizo en ese sentido cuando aceptó reportajes en medios repudiados antes por el kirchnerismo. AF no puede dejar pasar agresiones tan groseras al periodismo, sobre todo de parte de quienes se dicen sus seguidores.

Ya se comienza a conocer, que personajes mediáticos, periodistas, otros conductores y algunos ex relatores de fútbol, van siendo despedidos de radio o la tv.

Hubo un caso como el de un ascendente periodista crítico de cristinismo oriundo de Córdoba, -cuyo estilo es absolutamente discutible- que después de hablar en cámara y desafiar al uno de los dueños, fue echado de un día para otro, de un programa de la trasnoche de América TV.

A ver en algunos casos, no hay ninguna pérdida, por el contrario, pero el antecedente no deja de ser peligroso.

Por su puesto que las explicaciones que se dan tienen como eje la baja del rating y otras excusas muy  bobas, pero en realidad, es que estos multimedios están ajustándose a la nueva realidad que se viene en el país, a partir del 10 de diciembre.

Aquí en Santa Cruz, en ciudad gótica, no sé sabe, si habrá cambios en los medios, al menos no lo conozco-, lo que sí puedo afirmar, que el periodismo crítico en una especie cada vez más rara de ubicar, y lo será más aún a partir del año 2020.

De los que están, hay un gran variedad, los hay oportunistas, camaleones, responsables, pero pobres,  y mercenarios, con lo cual, el unicato informativo será nuevamente lo que reinará durante estos próximos años, más si consideramos que estará vigente la triada, municipio, gobierno provincial y gobierno nacional.

Con lo cual, sólo  Alá, dispondrá que será de este periodista, dicho esto, porque el agotamiento, el hartazgo moral se va apilando en capas, con el paso de los últimos años y estas pesan cada día más, y con la consiguiente pregunta.

¿A cambio de qué? ¿y de ultima para que?, si nada cambia?

Quizás, lo único que importe, sea seguir poniendo la cara y quedarse al menos un tiempo más para decir que lo que otros callan. Como por ejemplo, confirmar, que los que están gobernando Santa Cruz, son un grupo de vándalos.

Cuando todavía sigue resonando, como un pibe docente, se internó en el barro y el agua fría del estuario, para morir, y por más que insistan, la verdad, la justicia, es la única que perdió.

Ahora, después, siempre después, el consejo de educación y su SS, La Gestapo (la Policía Secreta del Estado Nazi), decidió intervenir con apoyo psicológico a la comunidad educativa de los dos jardines de infantes donde trabajaba este muchacho, pero es tarde, muy tarde para lágrimas.

Cómo no rebelarse, enojarse, querer dejar todo, si nada cambiara!!!, fueron votados, por los maestros, jubilados, médicos, enfermeros, policías, empleados públicos y sus familias, a quien le importa? Seguro al porcentaje que no lo hizo, pero para ellos no hay democracia, ni canales de expresión, solo cuenta lo de la mayoría y el resto… se jode.

¿Esto es la democracia, por la ley de lemas? ¿Hay República? Definitivamente, en Santa Cruz, hace décadas, que esto no existe, solo gobierno de primera mayoría.

Que Dios nos ayude…

Comments are closed for this post.