Al final, a pesar de todo, el presidente Macri finalizó su mandato y comienza el tiempo de Alberto Fernández.

Al final, como era previsible, el presidente Macri, fue al Congreso nacional y como siempre debió haber sido, pero a él no te toco en suerte, que existiera sentido común, por parte de CF, soportó estoicamente que los silbaran, que cantaran la marcha peronista, que lo abucharan hasta que el propio AF, con señas indicara que era suficiente, Macri, le colocó la banda presidencial y el bastón de mando, firmó el acta respectiva y se retiró, junto a la vice pdte Gabriel Michetti, saludando con la manito, ante la indiferencia de CF, que ni siquiera le dirigió una mirada, esto es lo que se viene?…

Realmente no vi, ni el amor, ni la sencillez, ni la práctica de buena política, habrá que ver, que hace el presidente AF ahora.

No obstante es necesario, indicar, que como todo nuevo gobierno, -a pesar que los que lo integran, son parte del pasado conocido- tiene que tener, una gran cuota de paciencia, comprensión y solidaridad por parte de todos los ciudadanos de a pie, no por repetido, pierde valor y actualidad, si a este gobierno le va bien, a todos nos irá de esa misma forma, lo merecemos, necesitamos salir de esta división social, y que se reconstruya la trama social.

Por estas, horas de cambio de gobierno, y claramente contradiciendo la visión del gobernador Alicia Kirchner, sobre las características de la nueva administración Fernández, son cada vez más los que opinan, que tendremos un gabinete nacional unitario, para un país que declama ser federal.

Solo estará representada por funcionarios que viven en la provincia o la ciudad autónoma de Bs As, el resto no cuenta, lo que se criticaba del gobierno anterior, aquí se repite, pero en lugar de ser CEO de empresas, son militantes, – de Puerto Madero, y algún teórico que vivía en el exterior. Como siempre la dinámica de la realidad, aplasta al relato.

El nuevo gabinete acentúa los defectos en la distribución del poder dentro del peronismo. Es un gabinete unitario en un país federal, y representa a un partido conducido por una liga de gobernadores, que aportaron caudal de votos y en nada participan.

Es necesario acordar, que hay una mezcla extraña de pretensiones de poder de CF, pero también reúne a un grupo allegados al nuevo presidente, que con razón se rodea de gente de su confianza y, según dicen en la mayoría de ellos, tendrían experiencia en los temas que se le van a confiar. Materia opinable que se comprobará en breve…

El peronismo del interior, el llamado federal, está ausente de este gabinete, que mezcla ex parientes como Vilma Ibarra, con debutantes como Santiago Cafiero, y veteranos cristinistas, como Ginés González y Felipe Solá.

El mensaje del presidente AF, del cual luego escucharemos algunos cortes, editados sobre temas específicos, por lo pronto dan cuenta, que habrá una diferencia muy clara y sustantiva a lo que hizo el cristinismo durante sus ocho años de gobierno, claramente las diferencias discursivas son notorias y definitivamente contradictorios, con los cual, todo hace suponer que estaremos en los próximos años, frente a una versión criolla de La guerra de las Dos Rosas, porque como aquella, aquí lo que se dirime es el poder, en un mismo sector político, solo habría que confiar, que no se auto destruyan mutuamente, porque de ser así terminaremos todos nosotros en un nuevo gran desencanto.

No son pocos los que hablan del drama económico y del interno político que deberá sortear Alberto Fernández, escribe el periodista Alcadio Oña

El último cuatrimestre de 2019 puede terminar, al ritmo que corren los precios, con una inflación​ muy cercana al 20%. Esto significa, anualizado, alrededor del 70% y representa una muestra de la velocidad a la que avanza ese tren. Ya el 54,6% que algunos especialistas proyectan para todo el año será el mayor registro de la serie reciente, después del 84% de Carlos Menem en 1991.

Hay un problema adicional, además del problemón implícito en el cuadro completo: el de una economía ​indexada por todas partes e indexada en plazos cada vez más cortos, lo cual equivale a una inflación que se retroalimenta sin pausa. Ahí pega directo el 20% del último cuatrimestre.

Previsible y necesaria, una de las primeras medidas del próximo gobierno consistirá en cortar de cuajo la indexación, probablemente, si no seguramente, a través de una amplísima Ley de Emergencia.

Claro que antes o al mismo tiempo deberá resolver qué hace con precios que se han quedado atrás en la carrera, como los salarios, las jubilaciones y los planes sociales. Y, entre ellos, qué hace con un precio que tampoco es un precio del montón: las tarifas congeladas por el macrismo.

Según un juego de variables elaborado por la consultora LCG, que computa el impacto de la suba del dólar en los costos de generación, remontar el retraso acumulado por la tarifa de la electricidad implicaría un incremento del 58,6% en mayo. Y otro del 34% para el gas, en febrero.

Queda la alternativa de seguir subsidiando el consumo domiciliario de luz y de gas, pero entonces asomaría otro problema: el impacto de la medida en las cuentas fiscales.

Un dato: durante los primeros diez meses de 2019, los subsidios energéticos han sumado $ 178.559 millones, casi US$ 2.900 millones al actual tipo de cambio. Luego, de un modo o de otro, la pelota seguirá picando en el campo oficial.

Si bien, nada se dijo hoy en el mensaje inaugural del periodo del pdte AF, algunos afirman que una salida al laberinto consistiría en declarar, por ley, la Emergencia Energética para negociar con las distribuidoras de gas y de electricidad. ¿Incluirá, como se rumorea, un congelamiento de las tarifas por seis meses mientras dura el reordenamiento del sector?

Viene cantado, ya, que entre las primeras medidas del nuevo gobierno figurarian aumentos en las jubilaciones y pensiones mínimas, en la Asignación por Hijo y un bono, se dice de 7.000 pesos, para los salarios más bajos. Para apostar al consumo.

Quedó flotando, en cambio, una pregunta siempre presente en la mesa de los analistas: ¿la desindexación que se proyecta también alcanzará a jubilaciones y planes sociales? Es una pregunta por cierto complicada, pero involucra al 60% del gasto público atado, sobre todo a la inflación pasada; esta vez, al 54% de 2019.

Dicho sin vueltas, el acuerdo con el FMI fijará el sendero fiscal que asegurará los pagos de la deuda comprometidos. Incluido un ajuste; si se prefiere, un recorte en los gastos además del ya descontado aumento de la presión impositiva.

Con las cosas puestas de este modo, primero tocaría FMI o, en el mejor de los supuestos, tocaría una negociación paralela con los bonistas pero siempre teniendo el Fondo adentro. Pregunta tan obvia como incómoda: ¿santificará CF una película en la que, de arranque, ya aparece el demonio? Significaría continuar la saga de Macri.

Pero mientras dure la negociación con los bonistas, o sea, el canje de los títulos actuales por otros nuevos, la Argentina tendrá que seguir afrontando los vencimientos con sus reservas. De lo contrario, entrará en cesación de pagos y, automáticamente, en default.

Final de este capítulo en la historia del nuevo gobierno: la situación manda cerrar un acuerdo rápidamente, aunque para nada manda aceptar cualquier condición.

En el plano local, nada se modifica, por el contrario, el sometimiento social, solo está preocupado ahora, en conocerse la fecha y la modalidad del pago del aguinaldo para jubilados y empleados, pero me animo a imaginar, que con la fiesta nac&pop que se vive por el retorno al poder del cristinismo, que seguramente todo será más que normal.

El paro del gremio de los maestros, por otras 48 hs con movilización, y la terminación del año con dificultades, hace ya presuponer que aunque mucho falta todavía y hablar de marzo parece una eternidad, el inicio de las clases, si no se modifica la forma de gestionar la educación, el 2020, no será sencillo…

Aunque sea solo una actuación, alguno de los gremios ultra k de la administración pública, hacen demostraciones artísticas, para intentar conformar a sus adherentes y realizan paros cosméticos, pues de nada vale ahora, que se termina el año, y solo realizan protestas de baja efectividad cuando no les queda otra alternativa ante el desprecio y la humillación que reciben del gobierno provincial, que acompañan, votan y blindan.

El fenómeno sociológico de una hipocresía pocas veces vistas, se da en la ciudad gótica, Río gallegos, que a juzgar por lo expresado en la redes sociales, nadie quiso escuchar al mensaje del pdte AF.

Pero lo que sí quedó debidamente claro es que en esta ciudad y en toda la provincia, la fórmula CF y AF, ganó por un amplísimo margen, con lo cual, se da la gran paradoja de falsedad social, que niega reconocer que son parte de la llegada al poder de CF nuevamente en su tercer periodo presidencial.

Seguramente quedará en la anécdota triste de los referentes mesiánicos, lo reflejado en todos los portales mundiales, cuando el Pdte Macri, le da la mano a CFK, y esta lo  hace sin míralo a la cara, o los gestos descorteses, que hizo cuando este llegaba. Quedará, solo el abrazo con AF y la cordialidad, como corresponde a un país con presidentes democráticos.

Hoy publicó el diario Financial Times: “hay un legado importante que el presidente peronista entrante, Alberto Fernández, debe preservar: los avances en la lucha contra la corrupción.

Macri recibe con razón elogios por haber hecho más transparente la contratación pública, haber introducido la ley del arrepentido y reforzado el programa de protección de testigos.

Como resultado de las reformas, durante su mandato aumentaron los procesos por corrupción y Argentina trepó más de 20 lugares en el ranking mundial de corrupción elaborado por Transparencia Internacional, aunque todavía se ubica en el puesto 85º

Independientemente de las dudas que puedan tener los inversores sobre los planes de AF para reactivar la economía, o la elección de un joven académico sin experiencia de gobierno como ministro de Economía, el nuevo presidente tiene el mandato de aplicar políticas más intervencionistas y prestar más atención a las necesidades de los menos afortunados. Pero en cuanto a la corrupción, AF debe ser claro: Argentina no puede darse el lujo de dar marcha atrás, aunque eso signifique sacrificar a su problemática vicepresidente.

Ahora, vendrá en la práctica, todo lo que se prometió y se marcó como error, los bríos revolucionarios, comenzaran a dar paso, a la calma, la prudencia, porque cuánto más cerca se está del poder, rápidamente el relato choca con la realidad, y esto aplica, para ciudad gótica Río Gallegos, Santa Cruz y la nación…

Que Dios nos ayude…

Comments are closed for this post.